El Ejército egipcio, a quien el presidente Hosni Mubarak cedió el poder antes de dimitir, se enfrenta a la colosal tarea de restaurar la estabilidad y responder a la a las aspiraciones de cambio democrático expresadas por la revuelta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.