“Es intimidante salir a la calle y ver que edificios de 30, 40 metros se mueven de un lado para otro…automóviles dan saltos en el asfalto… no sabes para dónde correr”, dijo el lojano Daniel Bustos Agila.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.