Oraciones, lágrimas y penitencias de miles de devotos llenaron ayer calles de Guayaquil y Durán. En la de Cristo del Consuelo, Mons. Antonio Arregui llamó a defender la institución de la familia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.