Una historia no solo se escribe, también se siente, te marca la piel. Belfort Chávez, a sus 28 años, sabe aquello. Por eso le pidió a Cindy Parra que tatuara a lo largo de su espalda un pez kói. El dolor de la aguja, introduciéndose en su piel, se asemeja a latigazos. Es doloroso, lo reconoce, pero a él no le importa resistir tres horas. Solo desea plasmar para siempre una experiencia de su vida. Realización: Jaime Freire G. Música: Too Many I’s – Hunt Club, Tasteless – Something’s wrong

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.