La reunión entre Bolivia y Estados Unidos tocará cuatro áreas de la agenda bilateral, entre ellas la extradición del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada para que responda por actos de genocidio ocurridos en 2003, aseguró el vicecanciller Juan Carlos Alurralde.


El encuentro bilateral tendrá lugar mañana en la Cancillería boliviana, en el ámbito del Convenio Marco de Relaciones Bilaterales de mutuo respeto y colaboración entre los gobiernos de Bolivia y Estados Unidos, suscrito en noviembre de 2011.


La Paz solicitó a Washington la extradición de Sánchez de Lozada, quien en octubre de 2003, dimitió a la presidencia y se fugó a ese país tras ser acusado de genocidio por los tribunales.


El exmandatario, ordenó violentas represiones en octubre de 2003 durante la denominada Guerra por el Gas, que causó la muerte de 67 personas y unos 400 heridos.


La solicitud de extradición fue presentada en noviembre de 2008 y no hay respuesta desde entonces, remarcó Rogelio Mayta, abogado del Comité Impulsor del Juicio al expresidente, quien agregó que el convenio marco puede acelerar el caso.


Para el abogado, el distanciamiento de la relación entre Bolivia y Estados Unidos explica la demora en la extradición, aunque siempre hubo falta de voluntad política del Gobierno de Washington para clarificar la situación.


Según Mayta, el Acuerdo Marco, en el que se incluyó la extradición, posibilita un escenario donde se puede impulsar que el gobierno estadounidense “por lo menos tenga una posición clara, ya sea conceder una extradición o negándola, pues por el momento simplemente guarda silencio”.


Mayta denunció que en Washington simplemente se guardaron los trámites y ahora el proceso está prácticamente detenido en el Departamento de Estado.


De acuerdo con Alurralde, la extradición de Gonzalo Sánchez de Lozada está en el área de las solicitudes enviadas y en proceso, que se tratarán en una mesa especial.


La Comisión Conjunta Bolivia-EE.UU. estará presidida por la ministra de Planificación del Desarrollo, Elba Viviana Caro, y el subsecretario adjunto de Estado, Kevin Whitaker.


“Se trabajará en cuatro grandes áreas, una referente a cooperación judicial, en la que esperamos avanzar en el nuevo marco sobre extradiciones”, aseguró Alurralde.


En la lucha contra el tráfico ilícito de estupefacientes, el acuerdo prevé acciones de ayuda, basadas en la responsabilidad compartida, y la creación de una comisión conjunta que se reunirá anualmente para supervisar las relaciones bilaterales.


El cuarto tema se refiere al campo comercial, que prevé configurar una agenda de trabajo para avanzar hacia nuevos instrumentos de comercio, explicó.


Bolivia y Estados Unidos firmaron en noviembre de 2011 un acuerdo marco que establece principios de respeto mutuo y soberanía en los nexos bilaterales.


Las autoridades locales esperan que el pacto impulse la lucha antinarcotráfico y el diálogo político, así como la cooperación en comercio, inversión y medio ambiente.

Fuente: Erbol

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.