El presidente Evo Morales aseguró el martes que las inversiones de las petroleras extranjeras que operan en Bolivia están garantizadas y no hay motivos para desconfiar, tomando en cuenta que el proceso de nacionalización de los hidrocarburos se consolidó hace varios años (2006) y hoy el sector goza de estabilidad plena.

“Esa etapa ya hemos superado, hay un nueva Constitución aprobada por el pueblo boliviano (en 2009), hay nuevos contratos y los contratos y las normas bolivianas se respetan. Aquí se respeta también la propiedad privada y, especialmente, la inversión que viene del exterior”, dijo en la inauguración de una nueva planta de gas natural en el campo Sábalo, ubicado en el sur del país.
De acuerdo con Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB), la puesta en marcha del tercer módulo de esa planta incrementará la producción de gas de 13,4 a 22,1 millones de metros cúbicos día (MMmcd), flujo que servirá para incrementar la exportación de gas a la Argentina.
“Por tanto, quiero decir a los representantes de Petrobras Bolivia, a Total y a otras empresas (que) no tengan ninguna desconfianza que es la obligación de respetar las normas bolivianas y nosotros también respetar la inversión y garantizar la inversión”, complementó Morales.
La afirmación del Jefe de Estado sustentan los acuerdos logrados por el vicepresidente Álvaro García Linera el pasado lunes en una reunión con los ejecutivos de las Petrobras, Repsol, British Gas y la francesa Total para revisar proyectos de producción de líquidos derivados del petróleo
El Primer Mandatario insistió que su Gobierno está empeñado en alentar las inversiones en el sector de hidrocarburos, en apego a las normas bolivianas y respetando los contratos suscritos con las petroleras.
Agregó que esa tarea es un “esfuerzo” y un “compromiso” con Bolivia que está siendo ejecutada con la ayuda de empresas internacionales, “socias” del país.
En ese marco, el Jefe de Estado saludó el trabajo conjunto de la estatal YPFB y la brasileña Petrobras que incrementaron la capacidad de procesamiento de gas del Campo Sábalo.
Según datos oficiales,  esa planta contaba con dos trenes de procesamiento para el energético con una capacidad de 13,4 MMmcd, que luego se amplió a 15,4 MMmcd.
Con la puesta en marcha del nuevo tren, que demandó una inversión de 115 millones de dólares, la producción subió hasta 22,1 MMmcd.

Fuente: Abi Agencia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.