Esta medida fue adoptada el 7 de febrero por la cámara baja del Parlamento (la Duma) y aprobada por el Consejo de la Federación (cámara alta) el 22 de febrero, según un comunicado colgado en el sitio del Kremlin.

Para condenar al autor de un crimen sexual a la castración química, un tribunal deberá basarse en exámenes médicos.

Esta ley, que refuerza las sanciones contra los pedófilos, prevé también una pena que puede llegar a la cadena perpetua para los reincidentes.

Más de 9.500 crímenes sexuales fueron cometidos en 2010 contra menores en Rusia, según las últimas estadísticas oficiales disponibles.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.