La existencia de explotadores sexuales de menores fue detectada en la plaza Bolívar de la ciudad de Quillacollo, por lo que se inició una investigación que por el momento registtra un aprehendido, informó el jueves la responsable de la Defensoría de la Niñez y la Adolescencia, Cira Castro.

“Se ha podido ver que posiblemente exista una red de trata de niños con fines sexuales, donde las personas adultas están utilizando a menores de edad para que puedan trabajar como meretrices”, estableció.
Explicó que los implicados en la ilícita actividad no cuentan con un inmueble para sus actividades, sino que ofrecen a las adolescentes, de entre 13 y 15 años, en inmediaciones de la plaza.
El más reciente fue descubierto el pasado miércoles, puesto que un hombre prontuariado fue aprehendido por actuar como proxeneta en la explotación sexual de tres adolescentes.
Se determinó que el involucrado reclutó de las calles a las menores de entre 13 y 15 años, tuvo relaciones sexuales con ellas y luego les hizo trabajar como meretrices con taxistas y ebrios.
En ese sentido, Castro mencionó que se intensificó una campaña educativa en escuelas y colegios para que las menores de edad sepan que hay instituciones que protegen sus derechos y no teman denunciar a posibles agresores o explotadores sexuales.
La funcionaria manifestó que la existencia de una red delictiva de esa naturaleza ratifica la constatación de que los delitos de índole sexual están entre los más recurrentes, después del maltrato físico, en el municipio de Quillacollo.
“En estos dos meses, tenemos más de 300 casos ingresados y dentro de lo que estamos hablando de agresiones sexuales estamos hablando de cerca de 30 casos presentados”, estableció.
Lamentó que la comisión de los delitos como violaciones afecten generalmente a niñas de entre 7 a 12 años y que estén involucrados familiares cercanos de las víctimas como padres, tíos o terceras personas que tienen la responsabilidad de cuidarlas.

Fuente: Abi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.