Mientras detractores del Gobierno de Ecuador, principalmente indígenas movilizados por su rechazo a la minería a gran escala salían en marchas, miles de personas con banderas verdes del Movimiento País (gubernamental) convirtieron el homenaje a la mujer en multitudinario acto de reafirmación revolucionaria.

Convocados por la poderosa confederación que los agrupa, los indígenas de la región amazónica iniciaron ayer una marcha de dos semanas hacia Quito para protestar contra la explotación minera a gran escala, mientras grupos partidarios del Gobierno se manifestaron a favor del régimen.

La Confederación de Nacionalidades Indígenas (Conaie) organizó la marcha que comenzó desde la población de El Pangui, 350 kilómetros al sur de Quito. Cerca de esa localidad está prevista la construcción del mayor complejo minero para explotar principalmente cobre a cielo abierto, y que fue autorizado la semana pasada por el Gobierno.

Por el otro lado, Luis Alvarado, dirigente nacional del pueblo montubio (campesinos de la costa), anunció que está al frente de más de 5.000 personas procedentes de todo el país “que no van a permitir otro intento golpista como el 30 de septiembre de 2010”.

“Le toca al pueblo defender este Gobierno y estamos aquí por eso. No vamos a permitir intentos desestabilizadores en las provincias del litoral ecuatoriano”, advirtió Alvarado.

Fuente: Efe

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.