La Policía de Quillacollo, alentada por el alcalde de Sipe Sipe, Óscar Jaldín, detuvo el jueves al presidente del Concejo Municipal, Albino Medrano, y a su vicepresidente, Joaquín Aguilar, por usar el vehículo de la institución fuera de los horarios laborales.

Se prevé que hoy la Fiscalía de Vinto pida la detención preventiva de los dos concejales por uso indebido de bienes del Estado y del chofer por conducción peligrosa, debido a que el examen de alcoholemia dio positivo, y por uso indebido de bienes.

El Alcalde negó que la detención sea una persecución política, y afirmó que “si fuera persecución yo los llevaría a beber, les haría sacar fotos; sin embargo, yo no decido por ellos”.

Según el Alcalde, los concejales no estaban en ninguna reunión y que por ley está obligado a constituirse en querellante.

Al enterarse de la detención de los concejales, los dirigentes de las comunidades de Caviloma y Hamiraya llegaron a la Fiscalía para declarar y rechazaron la suspensión de los legisladores municipales.

Según el jefe de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (Felcc) de Quillacollo, Marco Miranda, los dos concejales fueron detenidos, a denuncia del Alcalde, en inmediaciones de la plaza de Sipe Sipe “por realizar actividades particulares —consumir bebidas alcohólicas— y se constató que el chofer se encontraba en estado de ebriedad”.

El abogado de los concejales, Eduardo Mérida, dijo que “los dos estaban en reuniones en las comunidades de Caviloma y Hamiraya. Posteriormente, se comunican con el chofer para que los recoja y en medio camino han sido interceptados”.

Pugnas

El pasado 2 de marzo, los concejales que quedaron tras las rejas presentaron una denuncia contra el alcalde del MAS, Óscar Jaldín, por uso indebido del vehículo oficial con fotografías en las se ve a la autoridad aparentemente en estado de ebriedad.

El concejal Albino Medrano, quien se separó del MAS y pasó al MSM, denunció que desde que el MAS perdió la mayoría en el Concejo Municipal el Alcalde promovió el plan de gestión compartida, por el cual los concejales titulares deben renunciar para habilitar a los suplentes con el apoyo de la Subcentral y el Comité Cívico.

La noción fue rechazada debido a que por primera vez los concejales fueron elegidos en las urnas. Sin embargo, el Alcalde asegura que el MAS obtuvo cinco concejales por una decisión orgánica de la Federación Departamental del MAS, denominada gestión compartida, y que existen compromisos escritos que obligan a los titulares a renunciar a mitad de la gestión.

Sin embargo, al no existir un respaldo en las reglas electorales, tres de los cinco concejales del MAS se aliaron con la oposición. Ello agravó la tensión entre el Alcalde y los concejales al punto que Óscar Jaldín echó llave al edificio del Concejo, para que no sesionen.

EL ALCALDE

El alcalde Óscar Jaldín fue denunciado por el presidente del Concejo Municipal, Albino Medrano, por uso indebido de bienes del Estado tras ser fotografiado a las 24:00 en una fiesta el 29 de enero, en la comunidad de Ch’aguarani.

Ante este hecho, fue enviado a la comisión de ética del Concejo, presidida por el vicepresidente del órgano deliberante, y al Ministerio Público. El Alcalde también es procesado por despojo en la comunidad de Pagacollo y por haber puesto candado al Concejo pidiendo que los titulares se vayan y entren los suplentes. Según el concejal Joaquín Aguilar, lo primero que le dijo el Alcalde al interceptarlo fue: “ahora estamos iguales”.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.