Atravesaría por el TIPNIS

Una “carretera ecológica” con acueductos, viaductos, túneles y árboles de gran altura enlazados en su parte superior para el paso de los animales silvestres, planteó ayer el ministro de Obras Públicas, Servicios y Vivienda, Vladimir Sánchez, en apoyo a la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.

Esta carretera, que tendría algunas variantes en el recorrido con respecto al trazo original, que atravesaba el corazón del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), es, según Sánchez, una propuesta planteada por corregidores de las comunidades del Tipnis, a las que el presidente Evo Morales visitó en días pasados.

“Vamos a realizar el estudio de impacto ambiental. Hay algunas ideas que ya se están trabajando, pero para ser responsables, debemos comunicarles oficialmente cuál va a ser el impacto ambiental de esta posible variante “, dijo Sánchez.

Esta nueva carretera se denominaría “ecológica”, aunque advirtió que se podría generar “un mayor daño ambiental” y, para evitarlo, se prevé la construcción de viaductos y acueductos entre otros, además de abrir vías para el paso de animales y la unión de árboles de gran altura por sobre la carretera.

De esa manera, Sánchez detalló que con este planteamiento se realizará un estudio ambiental para que con posterioridad sea informado a las comunidades indígenas antes de la realización de la consulta “previa” que se desarrollará la segunda quincena de mayo.

De la misma manera, sostuvo que de acuerdo a ley, el despacho a su cargo tiene 120 días para presentar el Protocolo de la Consulta, pero resta saber si se trata de 120 días hábiles o calendario. El nuevo trazo se iniciaría en Ichoa, pasará por Puerto San Lorenzo y Monte Grande.

La marcha

El Ministro expuso ayer esta propuesta, cuatro días después de que la Confederación de Pueblos Indígenas de Bolivia (Cidob) anunció para el 20 de abril el inicio de la IX marcha en defensa del área protegida.

Con respecto a la marcha, el vicepresidente, Álvaro García Linera, dijo que el Gobierno la respetará, pues “es un derecho de cualquier sector social”.

“Sin embargo, también es un derecho aún mayor el que se consulte, no sólo es un derecho constitucional, sino legal e internacional el que los pueblos sean consultados para llevar adelante o no un conjunto de actividades laborales, productivas y de infraestructura que en territorios y en parques”, argumentó.

En esa línea, aseguró que el derecho a la marcha “no debiera negar” el derecho a la consulta previa, libre e informada.

Fundación Tierra pide concurso internacional

Los organismos nacionales e internacionales que defienden los derechos humanos y los derechos de los pueblos indígenas, deben involucrarse de una vez en la problemática del Tipnis a fin de verificar si la consulta que pretende aplicar el Gobierno es de buena fe, previa e informada, sugirió ayer la Fundación Tierra.

Para el director ejecutivo de la Fundación, Gonzalo Colque, es oportuno que estas organizaciones “alerten al mundo, antes de que pasen estos cuatro meses, de la manera en que el Gobierno está queriendo aplicar el proceso de consulta previa”.

En su criterio, organizaciones como el Alto Comisionado de la ONU para los derechos humanos, tendrían que involucrarse, como observadores, “no para legitimar procesos de consulta, sino para supervisar de qué manera el Estado pretende aplicar el supuesto derecho a la consulta”. Entre los organismos que podrían intervenir mencionó a Amnistía Internacional y la presencia del Relator Especial de los Pueblos Indígenas de la ONU.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.