Incendio en Taller electrico de Autos

Es una historia como para no creer. Perdí todo y lo peor, los autos no son míos”, solo atinó a decir, Ricardo Montecinos, dueño de un taller eléctrico, luego del incendio que la madrugada de ayer dejara convertidos en chatarra a tres automóviles y una vagoneta Toyota Runner, dejando una pérdida de al menos 30 mil dólares, según las estimaciones hechas por el mismo propietario. El hecho sucedió a partir de las 11 de la noche del lunes en la calle 3 del barrio Guaracachi.

Desconsuelo y pérdida. “Yo no sé qué pasó porque en ese momento estaba en mi casa. Los vecinos me llamaron diciendo que mi taller estaba ardiendo. Me vine hasta aquí y cuando llegué el fuego había arrasado con todo”, contó Montecinos.

Manifestó su angustia por la pérdida cuantiosa no solo de los vehículos sino de las herramientas de trabajo que había dentro el taller. “He perdido todo. Es mucha desgracia la que me pasó. Yo no sé cómo arreglar con los propietarios de estos autos”, confesó.

Viento y cortocircuito. Para los testigos del barrio que acudieron al lugar del hecho llevando agua en todo tipo de recipientes en procura de apagar el incendio, el fuego se originó como fruto de un cortocircuito activado por las corrientes de viento. “Hemos tratado por todos los medios de apagar el fuego. El viento no nos dejó hacerlo. Nuestro miedo fue que las llamas iban a topar con el árbol de la casa de al lado”, describió Arturo Díaz, un vecino.

El personal de emergencia de Bomberos había llegado al lugar cuando el fuego ya había consumido completamente los autos.

Por su parte, Montecinos, como propietario, informó que esa noche nadie estuvo en el taller al momento del siniestro. “Estaba cerrado, yo también creo que ha sido un cortocircuito que nació en alguno de los autos que tenía conectada la batería. No sé qué más pensar de todo esto”, dijo.

Datos de la pérdida. Los vehículos siniestrados son de marca Isuzu, Honda, Chevrolet y la vagoneta Toyota Runner. Según el propietario, las pérdidas por estos vehículos bordean los 20 mil dólares. Los propietarios aún no se habían hecho presentes para cuantificar y valorar la forma de arreglo, tratándose de un hecho accidental. Además, se estima una pérdida de 10 mil dólares concerniente a herramientas de trabajo, repuestos y otros enseres que eran de propiedad de Montecinos.

Restablecimiento. “No sé qué hacer, de la noche a la mañana me he quedado sin nada. Mi familia está muy triste por esta situación, ni a quién quejarse. Espero que los dueños de los vehículos me comprendan”, finalizó el afectado.

Fuente: El dia

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.