Argentina lo reclama

Un día como hoy, hace 30 años, la dictadura militar argentina de entonces se lanzaba a la aventura de reconquistar las islas Malvinas, invadiendo Puerto Argentino o Port Stanley, como los llaman los británicos. Duró 74 días la asonada y Argentina terminó capitulando, la dictadura cayendo y la primera ministra británica, Margaret Thatcher, resucitando políticamente.

Un asunto vigente. Para treinta años después, la demanda argentina sigue vigente, más allá de las críticas a la dictadura que llevó a cabo la guerra. Las Malvinas siguen siendo reclamadas por Buenos Aires, pero Londres sigue desentendiéndose del asunto, con un sencillo argumento: la autodeterminación de los “kelpers”, o sea, los habitantes de las islas Falkland, como le llaman los británicos.

Una serie de impasses diplomáticos anteceden esta jornada, con declaraciones elevadas de tono, tanto por parte de la presidente argentina, Cristina Fernández, como del premier británico, James Cameron.

Países del Mercosur como Brasil, Uruguay y Chile impiden el ingreso de barcos con banderas de Malvinas a sus respectivos puertos, mientras Perú canceló la visita de una fragata británica en solidaridad con Argentina.

No obstante, muchas voces piden diálogo y que nunca más se repita el horror de una guerra.

Actos que marcarán la jornada. La presidente argentina, Cristina Fernández, encabezará hoy en Ushuaia, la ciudad más austral del mundo, el acto central a 30 años de la guerra de Malvinas con Gran Bretaña, en medio de una tensión diplomática por la disputa de la soberanía de las islas.

Fernández pronunciará su discurso pasado el mediodía ante veteranos de la guerra y manifestantes e inaugurará en la plaza “Malvinas Argentinas”, un cenotafio y una llama eterna, así como un monumento con los nombres de los 649 argentinos caídos en el conflicto, en el que también murieron 255 británicos.

Punto de vista

“No queremos guerras, pero tampoco colonias”

“No queremos problemas de guerras, ya bastante tienen militarizado el mundo las grandes potencias. Queremos tener todo eso bien lejos y hacer los esfuerzos para lograrlo”, señaló Cristina, en alusión al conflicto bélico que enfrentó a su país con Gran Bretaña.

“Las grandes potencias, que no solamente han destrozado la economía del mundo, porque esta crisis ha salido de los grandes centros y finalmente termina golpeando en todas partes, agregan el desastre de las guerras civiles y las ocupaciones”.

“Somos un territorio que nació como colonia, toda la América, y no podemos sostener ningún enclave colonial. La América del Norte también fue colonia inglesa y también se independizó, primero del yugo colonial y luego de las diferencias raciales. Esa es la bandera que queremos levantar”.

La lucha por la soberanía del archipiélago “es una causa conceptual, vital, que engloba convicciones que nos aúnan en la historia, en la política, y en la defensa de recursos naturales. (…) .

La disputa por las islas Malvinas “es una defensa que tenemos que hacer todos de nuestros recursos: queremos un Atlántico Sur y una América del Sur desmilitarizada”.

Fuente: El Día

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.