Se dan un plazo de 30 días

Los médicos determinaron anoche suspender el paro indefinido que cumplían desde la semana pasada, tras la firma de un acuerdo con el ministro de Salud, Juan Carlos Calvimontes, que deja en suspenso por 30 días hábiles la aplicación del decreto que restituye la jornada de ocho horas diarias en el sistema público de salud. Entretanto, los trabajadores en salud mantienen las medidas de presión.

El vicepresidente del Colegio Médico Nacional, Bernardo Fuertes, informó que se acordó un cuarto intermedio en las medidas de presión, por lo que a partir de hoy los profesionales de salud retornarán a sus fuentes de trabajo y se normalizará la atención en los centros hospitalarios.

Por su parte, el Ministerio de Salud suspenderá las medidas emergentes del reglamento del Decreto 1126, que fue aprobado mediante una resolución ministerial, así como el plan de contingencia que se activó ayer en La Paz y El Alto, con la instalación de puestos de salud fijos y móviles.

“La reunión ha estado muy tensa, muy discutida”, afirmó Fuertes a la conclusión del encuentro con las autoridades gubernamentales, la misma que duro más de tres horas y contó con la participación del defensor del Pueblo, Rolando Villena, quien también como mediador rubricó el acuerdo.

A partir del lunes, según el documento firmado anoche, se instalarán mesas técnicas de trabajo, con la presencia de ambas partes, las que revisarán las políticas de salud y el reglamento para implementación de las ocho horas diarias de trabajo.

El lunes pasado, los médicos y Gobierno se reunieron y acordaron un cuarto intermedio hasta ayer a las 17:00 debido a que no pudieron llegar a consenso. Los médicos exigían dejar en suspenso el decreto para que una comisión técnica pueda hacer un diagnóstico sobre la situación de la salud pública. Condicionaron su aceptación a las ocho horas a su inclusión en la Ley General del Trabajo para tener derecho a beneficios sociales.

Por su parte, el Ministerio de Salud ratificó que la ampliación de la jornada a ocho horas era irrevisable y que sí se podía dejar en suspenso su aplicación para discutir el reglamento.

Protestas

Ayer, antes de la instalación de la reunión con el Gobierno, los médicos recorrieron nuevamente en marcha las principales calles del centro de la ciudad de Cochabamba, al igual que en otros departamentos. La movilización estuvo respaldada por estudiantes universitarios quienes gritaban al Gobierno que la salud estaba primero.

Entretanto, frente a la ausencia de los profesionales en los centros hospitalarios, el Gobierno implementó ayer el plan de continencia para garantizar la atención a la salud de la población, en primera instancia en La Paz. De mantenerse el paro, la medida se iba a ampliar hoy a las ciudades de Cochabamba y Santa Cruz.

En algunos puntos fijos como móviles la gente hizo fila para ser atendidos en consulta externa sólo con la presentación de cédula de identidad y otros casos con el carné de asegurado.

DEMANDA DE LOS MÉDICOS

• Los médicos cumplieron ayer una semana en una huelga indefinida contra el decreto que aumenta su jornada laboral de seis a ocho horas, mientras que el Gobierno decidió contrarrestar la huelga con profesionales que ofrecen atención ambulatoria.

• El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Alfonso Barrios, dijo que aumentar dos horas más a la jornada laboral no solucionará los problemas del sistema de salud como la falta de infraestructura para mejorar la atención.

• También argumentan que la jornada de seis horas, vigente desde 1970, es una conquista social a la que no renunciarán y acusan al Gobierno de no haberles consultado sobre la aplicación de la medida.

• Durante esta semana de huelga, los médicos sólo atendieron emergencias. Según Barrios, los médicos pidieron suspender temporalmente su aplicación, en tanto se realiza un “estudio estructural” para ver la situación del sistema.

Salubristas mantienen paro

Los trabajadores en salud, que desde la semana pasada se encuentran en paro indefinido, anoche —hasta el cierre de la presente edición— debatían junto con los dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) las medidas que asumirán para exigir al Gobierno ser incluidos a la Ley General del Trabajo y gozar de todos los beneficios sociales.

Al inicio del ampliado, los dirigentes del sector ratificaron la continuidad de la huelga y las movilizaciones diarias en rechazo a la jornada de ocho horas diarias.

El pasado 24 de enero, el Gobierno aprobó el Decreto Supremo 1126 que restituye las ocho horas de labor diaria para los trabajadores y profesionales del sector público de salud.

El sector determinó incluir dentro del pliego petitorio de la COB su demanda para que sean atendidos por el Gobierno. El principal ejecutivo de la Confederación de Trabajadores en Salud, José Gonzales, dijo que las medidas que asume el Gobierno sólo son paliativas, no resuelven el problema y las deficiencias del sistema público de salud. El Ministerio de Salud no descartó la inclusión de los salubristas en la Ley General del Trabajo, pero manifestaron que esta posibilidad debe ser analizada y ver su viabilidad económica, pues el Tesoro General de la Nación requerirá más de 100 millones de dólares para pagar todos los beneficios que la ley establece.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.