Asumen una nueva medida

Los conflictos sociales suben de tono en el país con la instalación del primer piquete de huelga de hambre en La Paz por parte de tres dirigentes médicos.

La Central Obrera Boliviana (COB), que ayer cumplió un paro de 24 horas, advirtió con pasar a una huelga general indefinida si el Gobierno no resuelve el tema de la jornada laboral del sector salud. Además, puso como condición atender esa demanda para volver al diálogo.

Por otro lado, el primer día de atención con el plan de contingencia por parte del Ministerio de Salud para llenar los vacíos de atención médica estuvo marcado por el desorden.

La jornada de paro de la COB, marcada mayormente con marchas de protesta en las principales capitales del país, reclama entre varios puntos un incremento salarial conforme a la canasta básica familiar de 8.300 bolivianos y la abrogación del Decreto 1126, que prolonga la jornada laboral de médicos y trabajadores en salud de seis a ocho horas diarias.

Al término de la jornada en nuevo encuentro (el cuarto y esta vez de tres horas), una representación gubernamental integrada por los ministros de Economía, Luis Arce Catacora; de Trabajo, Daniel Santalla, y de Salud, Juan Carlos Calvimontes, propuso a los trabajadores organizar comisiones para que negocien simultáneamente el conflicto de salud y el tema salarial, pero los dirigentes sindicales piden resolver antes el primer punto. “Si ustedes dicen, dejamos (el Decreto 1126) en statu quo, inmediatamente empezamos a trabajar”, dijo el secretario ejecutivo de la COB, Juan Carlos Trujillo, quien planteó que otra posibilidad es incorporar a los trabajadores en salud en la Ley General del Trabajo. De todos modos, los trabajadores declararon un “cuarto intermedio sin fecha ni hora” para analizar la propuesta con sus bases.

El ministro de Economía, Luis Arce Catacora, pidió a los trabajadores definir una postura de negociaciones, pues no se deciden por el congelamiento del Decreto 1126 o la negociación del reglamento. Por otra parte, dijo que atender la solicitud de incorporar a los salubristas en la Ley del Trabajo implicaría para el Tesoro General de la Nación (TGN) un costo anual de 1.251 millones de bolivianos, sin hablar del costo para municipios y gobernaciones.

El encuentro de ayer estuvo también marcado por la tensión, pues los ministros del Estado exigían el retiro de la prensa, lo que molestó a los dirigentes de los trabajadores, quienes finalmente hicieron pesar su posición.

El dirigente de la COB dijo que en el próximo ampliado de los trabajadores, que se realizará la próxima semana, se definirán las nuevas medidas de presión que se asumirán en rechazo a la norma o a la exigencia de la incorporación a la Ley, mientras la huelga indefinida del sector continúa.

Por lo demás, la convocatoria de la COB a la marcha tuvo una multitudinaria respuesta con la participación de miles de personas del sector fabril, del magisterio urbano y rural, y trabajadores en salud, que fueron los más numerosos. La marcha también estuvo ruidosa con gritos contra el Gobierno y estallidos de cachorros de dinamita. Los colegios de la zona central de La Paz paralizaron actividades, pese a las advertencias del Ministerio de Educación de descontar a los maestros que acataron la huelga.

Diálogo suspendido

• El Gobierno planteó organizar comisiones para dialogar simultáneamente sobre el tema de salud y el incremento salarial, pero la COB exige resolver antes el primer punto y declaró cuarto intermedio sin fecha.

• El plan de contingencia del Gobierno para llenar las acefalías por el paro médico no funcionó y hubo protestas de la población, los familiares de pacientes y de instituciones como el Defensor del Pueblo.

Marchas en Cochabamba

En Cochabamba, al igual que en todo el país, se realizó una multitudinaria marcha integrada por los 62 sindicatos de la Federación de Trabajadores Fabriles y 34 organizaciones que integran la Central Obrera Departamental (COD), pero esta vez se caracterizó por la presencia de los profesionales médicos que recibieron el apoyo de todos los trabajadores.

Aunque el paro sólo fue acatado por un 50 por ciento de las organizaciones que conforman la COD, porque los únicos que cerraron sus puertas fueron los trabajadores del sector salud y la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), la marcha fue contundente y masiva porque cubrió todas las calles de la ciudad.

Los discursos de los dirigentes se destacaron por ser fuertes y provocadores. El secretario ejecutivo de los trabajadores fabriles, Mario Céspedes, destacó la “unidad” de los sectores que estuvieron presentes en la movilización, pero rechazó la propuesta del Gobierno de sólo un 15 por ciento para el incremento salarial.

DEMANDAS

Las movilizaciones durante la jornada fueron “a medias” y tuvieron eco principalmente en La Paz, Oruro, Sucre, Potosí y Tarija.

En Beni, Santa Cruz, Cochabamba y Pando hubo movilizaciones aisladas y las actividades fueron casi normales.

La dirigencia cobista advirtió con instalar un piquete de huelga de hambre desde el 18 de abril en caso de que el Poder Ejecutivo y los trabajadores no logren consensuar el tema del incremento salarial.

En esta fecha se prevé efectuar un ampliado en La Paz para determinar nuevas medidas, entre éstas el paro indefinido.

El Gobierno propuso a la COB un incremento salarial de 15 % al salario mínimo nacional y un aumento a la masa salarial por encima del nivel de la inflación del pasado año, como ocurrió en las gestiones anteriores.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.