afirma que el gobierno desembolso el 20%

– Hablemos de esa carretera que atravesaría por el medio del Tipnis y que es de gran debate en Bolivia. Se dice que hubo favoritismos con OAS; por ejemplo, en el hecho de no hacer un mantenimiento de esta carretera durante cinco años o qué el cemento asfáltico lo otorgue Bolivia y no la empresa constructora.

– En esta carretera el suministro del cemento asfáltico es una obligación del Estado porque así estaba en las bases de la convocatoria. Lo mismo que para la carretera Potosí-Tarija donde el Estado boliviano pone el asfalto. Cuando pusimos nuestro precio tomamos en cuenta esta situación que está en la cláusula de la convocatoria. No se hizo después, eso está en la base del contrato

– ¿Se dice que lo cambiaron?
– No, eso está en la base del contrato

– ¿Por qué tener una carretera, una vez concluida, sin mantenimiento durante cinco años? ¿Eso favorece a OAS?
– Las bases de contratación de esta carretera Cochabamba-Beni fueron bien claras y son las mismas para todas las empresas que ofrecieron sus respectivos precios. Hubo una licitación con los estándares de la convocatoria.

– Sí, pero una cosa es la convocatoria, la licitación qué lanza el Gobierno para ver que empresas están interesadas y otra cosa es que cuando gane una empresa se le cambien los términos del contrato ¿Eso no es favoritismo?

– Pero el contrato no fue cambiado. Desde el proceso de licitación y después de la adjudicación de la OAS el contrato sigue en las mismas condiciones de la convocatoria. No hubo ningún favoritismo.

– El precio referencial para esta carretera fue de $us 416 millones y OAS indicó que lo podía hacer por $us 415 millones con un 20% de financiación boliviana y el resto a cargo del Banco Nacional de De-sarrollo Económico y Social (Bndes).

– Sí, una de las condiciones de esta convocatoria era que la compañía adjudicataria busque el financiamiento del 80% del valor total de la obra.

-¿Con Bndes?
– Qué lo financiase, no indicaba que estrictamente lo tenía que hacer con Bndes. En nuestro caso gestionamos ese crédito del 80% con este banco de Brasil.

– ¿Ese 20% que les debía dar el Gobierno boliviano ya lo hizo?
– El Gobierno boliviano ya ha pagado la factura de movilización de la obra por el 20%.

– ¿Ya recibieron todo ese 20%?

– Sí, ya recibimos el 100% de ese 20%. El contrato de la carretera Cochabamba-Beni establece el pago por movilización del 20% del total de la obra. Pero el 80% que debía desembolsar el Bndes aún no lo hizo porque espera una solución en el problema de esta carretera.

– ¿Por qué iniciar carretera cuando no hay un contrato de financiamiento que les asegure los recursos para construir la misma?
– Porque ya había un convenio firmado entre el Gobierno de Brasil y de Bolivia antes de 2011, en la que Brasil se comprometía con la financiación de esta carretera. Además en el proceso de licitación en 2008 presentamos una carta del Bndes que aseguraba el préstamo de esa plata, por eso mismo ganamos la adjudicación.

– En el contrato se habla de una carretera luego se empezó a hablar de tramos. ¿Hasta el momento que hizo OAS?
– En el contrato comercial con Bolivia no se habla de tramos y, la verdad, lo dividimos en tramos por un problema medioambiental donde había una licencia para construir el tramo uno y el tramo tres de esta carretera y establecimos un cronograma donde solo atravesaríamos por el tramo dos después de la emisión de las licencias ambientales por parte del Gobierno boliviano que estaba programado entregar en julio o agosto de este año.

Por eso no había ninguna expectativa de avanzar con el tramo dos antes de agosto de 2012 por el tema ambiental. Una vez que se declaró esta zona como intangible se buscó con las autoridades bolivianas una solución para adecuar este contrato a esta nueva ley.

– ¿Cuál es la posición de OAS sobre el problema que hay en el Tipnis?
– Nuestra opinión como empresarios es que tenemos un contrato con el Gobierno de Bolivia y esta es soberana para decidir lo que quiera hacer.
Seremos absolutamente disciplinados con lo que determine el Gobierno boliviano, pues tenemos respeto por nuestro cliente y por la sociedad boliviana. Solo nos movilizaremos en el tramo dos cuando así lo indiquen las autoridades de Bolivia.

– ¿Ante este problema tienen otras alternativas de construcción?
– Se han estudiado otras alternativas, pero todas pasan por el Tipnis. A nosotros no nos toca definir el trazado, no podemos influir en esta carretera, esa decisión le corresponde a Bolivia a través de la Administradora Boliviana de Carreteras.
En todo caso se debe tomar en cuenta el aspecto económico y elegir la mejor opción para ambas partes.

OAS financió la campaña de Lula
En esta entrevista realizada, horas antes de que Evo Morales opte por romper el contrato con OAS, por el periodista John Arandia, del canal Cadena A, el vicepresidente de OAS, Augusto Cesar Ferreira, indicó que esta empresa financió parte de la campaña del expresidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, pero que esto está dentro de las normas legales que tiene la empresa y no tiene por qué ser considerado como algo irregular.
Entre otro puntos Ferreria anticipó que la carretera Potosí-Uyuni, que está a cargo de la empresa que dirige, tuvo algunos inconvenientes, pero según su criterio, se está en el tiempo establecido por el contrato y adelantó que la misma estará concluida en junio de este año.
Cuando se le consultó sobre posibles alternativas al tramos dos de la carretera Villa Tunari- San Ignacio de Moxos, Ferreira indicó que desde una posición económica la mejor alternativa es cruzar por el Tipnis, pero tomando todos los recaudos mediambientales.

Fuente: El Deber

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.