la marcha partirá este 25 de abril

Un grupo de vecinos y autoridades de San Ignacio de Moxos iniciará hoy un bloqueo de caminos en las rutas a Trinidad y a San Borja, para intentar impedir el paso de los originarios que se alistan para marchar, a partir del miércoles 25, en contra de la construcción del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos y que se prevé que atravesará el corazón del Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis).

El anuncio del bloqueo aparentemente no afecta los planes de la dirigencia de la Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente Boliviano (Cidob), que ratificó ayer que la caminata comenzará el próximo miércoles desde la localidad beniana de Chaparina, donde los indígenas fueron agredidos en septiembre del año pasado.

Según el presidente de la Cidob, Adolfo Chávez, el bloqueo de caminos solo afectará a los mismos residentes de San Ignacio de Moxos, porque la marcha no se detendrá.

Sin embargo, el subgobernador de la provincia Moxos, Sixto Bejarano, anunció que el recién conformado comité de defensa del proyecto Villa Tunari-San Ignacio repudia la IX marcha porque atenta contra los intereses y el desarrollo de ese pueblo beniano.

“Lamentablemente cuando existen estos hechos siempre se plantea una reacción, por eso pedimos a los participantes (de la movilización) que no provoquen incidentes ni malos entendidos. No queremos enfrentamientos entre hermanos”, señaló el subgobernador, alertando sobre posibles reyertas.

En la memoria de los indígenas que participaron de la VIII marcha, entre agosto y noviembre del año pasado, todavía está fresca la agresión que sufrieron el 15 de septiembre en la localidad de Chaparina, cerca de Yucumo, cuando hombres y mujeres fueron golpeados y maniatados por la Policía en un intento por desbaratar la movilización en contra del tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos.

“Mientras más se produzcan obstáculos a la marcha, habrá mas adeptos”, señaló Chávez en una improvisada conferencia de prensa que ofreció ayer en la Cidob.

Por su lado, el alcalde de San Ignacio de Moxos, Basilio Nolvani, aseguró que representantes de 16 pueblos indígenas, agrupados en la Central de Pueblos Indígenas de Beni, firmaron un acuerdo con el presidente Evo Morales en el que se comprometieron a no participar de la marcha.

A su vez, la dirigente indígena beniana Bertha Bejarano dijo que tenían información de que “gente del Gobierno está bajando a San Ignacio para alentar el bloqueo y el paro indefinido de actividades”.

Admiten división en indígenas

El presidente de la Cidob, Adolfo Chávez, admitió ayer que el Gobierno consiguió dividir a dos comunidades en la zona del Sécure, a escasos cinco días de que se inicie la IX marcha en defensa del Tipnis.

Explicó que los residentes de Oromomo y otra ubicada en el Sécure abajo desistieron de participar de la movilización después de recibir motores de lancha, paneles de energía solar y otros ‘regalos’ que llevó el presidente Evo Morales y otros representantes del Ejecutivo.

“Representantes de otras comunidades, ubicadas en las riberas del río Ichoa y de otros territorios del Isiboro están demostrando su firmeza, y es allí donde tendrá complicaciones este Gobierno”, señaló Chávez.

La revelación del dirigente de la Cidob surgió justo el día en que el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, reconoció que la eventual postergación por dos meses de la consulta en el Tipnis no frenará la IX marcha, que los indígenas de tierras bajas pretenden iniciar el próximo 25 de abril.

Quintana explicó que aún no se ha tomado una decisión política sobre la postergación del proceso de consulta respecto a la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por el medio del Tipnis. Sin embargo, garantizó que durante este fin de semana el gabinete ministerial analizará el tema y la próxima semana habrá “novedades”.

Gobierno y Cpesc negocian

Continúa el trabajo de negociación gubernamental con los indígenas del oriente. Ayer, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, y el directorio de la Coordinadora de Pueblos Étnicos de Santa Cruz (Cpesc), encabezada por Rosendo Alpiri, sostuvieron tres horas y media de discusión para atender las demandas de los originarios.

“Nuestra participación en la novena marcha dependerá del resultado de esta negociación”, aseguró Alpiri, a la salida de la reunión con Romero. La agenda de la Cpesc contempla nueve puntos y hasta el final de la noche solo se trató el primero de ellos.

El reclamo de los indígenas cruceños viene en sentido de que el Gobierno ha incumplido el cronograma de trabajo comprometido en el acuerdo que se firmó el 4 de marzo.

“Es una reunión de coordinación”, explicó Romero, que descartó haber negociado la participación de la Cpesc en la movilización de los originarios que partirá el miércoles de Chaparina. Hoy continúa la negociación desde la mañana.

Fuente: El Deber

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.