Asegurados de la CNS molestos por falsa información

Decenas de asegurados de la Caja Nacional de Salud (CNS), que ayer desde temprano fueron a las cinco clínicas privadas supuestamente habilitadas en Cochabamba para brindarles atención ante la huelga de médicos y trabajadores de los servicios públicos, se encontraron con que el Gobierno no tenía ningún acuerdo con éstas.

Es más, esos centros médicos desconocían que debían dar esa atención.

Ante el malestar y reclamos de esas personas, el director del Servicio Departamental de Salud (Sedes) de Cochabamba, Guido Sánchez, quien el domingo aseguró que a partir de ayer los centros médicos privados Univalle, Unitepc, Aranjuez, Lourdes y Prosalud atenderían a los asegurados de la CNS, alegó que la firma de los convenios es responsabilidad del Ministerio de Salud, porque eso ya implica aspectos económicos.

“No había firmado nada el Ministro de Salud. Más tarde me voy a reunir (…) para reclamar este tema. La anterior semana les he mandado la lista de Cochabamba para que hagan la lista de convenios”, argumentó Sánchez.

Al respecto, el viceministro de Salud, Martín Maturano, dijo ayer que no había ningún convenio con los centros médicos privados y que en el caso de Cochabamba y Oruro —en primera instancia, para después ser aplicado en todo el país— estaban en negociaciones y hasta mañana era posible que se concrete algún acuerdo.

Sostuvo que para la firma de los acuerdos, los centros de salud privados les han pedido un detalle sobre los aranceles, el mismo que se ha entregado, pero aún no recibieron respuestas de algunas clínicas. “En realidad es un tema de convenio, entenderá que una empresa privada necesita tener toda la información, el decreto a nosotros nos autoriza a que podamos hacer la homologación de la Caja de Nacional Salud”, dijo.

El domingo, Sánchez anunció, además, que en aplicación de la “emergencia sanitaria” decretada por el Gobierno había otros centros con los que negociaban convenios y que hoy se oficializaría la lista completa. Precisó que los únicos requisitos para acceder al servicio (consulta externa, cirugías y laboratorios) era la presentación del documento de asegurado y la última papeleta de pago.

Los asegurados que acudieron a los centros, en su mayoría de la tercera edad, protestaron porque les pidieron pagar por la consulta a pesar de portar el carné de asegurado. “Nos han pedido que paguemos 40 bolivianos”, dijo una señora que salía del centro de salud Prosalud, al oeste de la ciudad.

La directora del hospital Univalle, Pilar Ruiz, dijo no tenían “ningún tipo de convenio” con el Ministerio de Salud, ni siquiera había una solicitud para atender a los asegurados de la CNS.

Por el contrario, aseguró que los profesionales de centros de salud privados se declararon en emergencia en respaldo a los médicos de los servicios públicos, que hace casi un mes se hallan en paro y movilizados exigiendo la abrogación del Decreto 1126, que amplía de seis a ocho horas el trabajo en los centros de asistencia pública médica del país.

El vicepresidente del Colegio Médico de Cochabamba, Aníbal Cruz, informó que las clínicas y consultorios médicos privados a nivel nacional paralizarán actividades hoy, durante 24 horas, en respaldo a sus colegas del sistema público de salud. Precisó que, durante esta jornada, sólo se atenderán emergencias.

Pese al acercamiento logrado la semana pasada entre los médicos y el Ministerio de Gobierno, no hay visos de solución; contrariamente, día que pasa el problema se acentúa con la radicalización de las medidas de presión y la masificación de los piquetes de huelga de hambre.

Ayer, se repitieron las marchas en las ciudades. En Santa Cruz, médicos se cocieron los labios; en La Paz, se sacaron sangre e inscribieron con ella carteles de protesta contra el Gobierno, además hubo un nuevo amago de enfrentamiento con los policías, cuando éstos impidieron el bloqueo de las calles.

Viceministerio

• El viceministro de Salud, Martín Maturano, negó la existencia de convenios con centros médicos privados, pero dijo que sí hubo negociaciones.

No hay acuerdo con los salubristas

El Gobierno y los trabajadores en salud no llegaron anoche a ningún acuerdo en el marco de las negociones que realizan las comisiones conformadas por el Ejecutivo y la COB.

“Los ministros se han burlado de los trabajadores, quieren ampliar la jornada a ocho horas sin modificar la remuneración, no quieren reconocer la incorporación de este sector a la Ley General del Trabajo y tampoco aceptan la homologación del sueldo a la Caja Nacional de Salud”, dijo el secretario ejecutivo de la Confederación de los Trabajadores en Salud de Bolivia, José Gonzales.

El dirigente calificó de poco serio al Gobierno en el tratamiento de las demandas del sector, debido a que les propuso incrementar hasta en 8 por ciento al haber básico del sector, trabajar ocho horas y descartar la inclusión a la Ley General del Trabajo.

Gonzales manifestó que rechazaron esta propuesta. “Los ministros no están haciendo un análisis correcto de la coyuntura del conflicto. Tienen una actitud muy irresponsable con el pueblo boliviano”, expresó al anticipar la radicalización de las medidas.

EDUCACIÓN

El ministro de Educación, Roberto Aguilar, amenazó ayer con romper el acuerdo firmado con la Confederación de Maestros Urbanos de Bolivia si este sector acata el paro de 48 horas convocado por la Central Obrera Boliviana (COB) suspendiendo las labores educativas.

“No tendría validez el convenio porque ellos están en una demanda vinculada a la COB”, advirtió.

La Confederación de Trabajadores de Educación Urbana de Bolivia garantizó la participación de su sector en el paro de 48 horas convocado por la COB, por lo que la dirigencia prevé que las labores en las escuelas fiscales de todo el país serán suspendidas.

El pasado miércoles, la Confederación de Maestros Urbanos firmó un convenio con el Gobierno poniendo fin a las medidas de presión encabezadas por el tapiado de dos dirigentes.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.