La Central Obrera Boliviana (COB) aglutina a los sectores en conflicto, incluido el de los médicos –se habían mantenido al margen de esa organización–, en el inicio de una semana conflictiva para el Gobierno, que deberá enfrentar mañana una marcha masiva, según dirigentes de los trabajadores.

Los médicos y trabajadores en salud que están en huelga desde hace un mes, anunciaron otras medidas extremas como el tapiado masivo y el bloqueo de caminos, mientras que la COB definirá el jueves, en un ampliado nacional, acciones de protesta.

Otro frente de conflicto es el de los transportistas, que anunció un paro movilizado de 48 horas el 7 y 8 de mayo. Sus dirigentes pidieron el incremento de los pasajes en todo el sistema de transporte. El Gobierno rechazó ayer esa demanda.

Tras el rechazo de la COB a las últimas propuestas del presidente Evo Morales de suspender la reglamentación del Decreto Supremo 1126 que restituye la jornada laboral de ocho horas en el sector salud y de un salario mínimo de Bs 1.000 y un incremento salarial del 8 por ciento para salud y educación, ayer los ministros de las diferentes áreas defendieron esas ofertas y la imposibilidad de variar.

El secretario ejecutivo de los Trabajadores en Salud, José Gonzales, reiteró que el Gobierno no respondió ninguna de las propuestas. “El Presidente dice que los cuatro puntos son inviables por el tema económico (…). Estamos viendo de que el Gobierno no tiene la mínima intensión de solucionar el conflicto”, sostuvo.

José Luis Delgado, dirigente de la máxima organización laboral, ratificó el rechazo de la COB a las ofertas del Gobierno y anticipó que será el ampliado nacional convocado para este jueves 3 de mayo en La Paz, el que luego de una evaluación de la reunión con el Primer Mandatario y el avance de las negociaciones en las tres mesas, determinará los pasos a seguir. No descartan una huelga indefinida con bloqueos.

Pese al feriado ampliado a este lunes, los médicos y trabajadores en salud anunciaron para hoy la realización de marchas y bloqueos esporádicos en algunas ciudades, el caso de Santa Cruz y Cochabamba. Para mañana martes, con motivo del Día Internacional del Trabajador, la COB convocó a todos los sindicados afiliados a participar, en todas las ciudades capitales, de marchas no conmemorativas ni de celebración, sino de protesta contra el Gobierno.

El viceministro de Salud, Martín Maturano, afirmó ayer que tras la propuesta del presidente Morales de dejar en suspenso del reglamento que norma las ocho horas de trabajo, no existe ninguna razón para que el sector salud siga con sus movilizaciones y huelgas de hambre.

El ministro de Trabajo, Daniel Santalla, dijo, por su parte, que trabajadores y dirigentes de la COB tienen que reconocer que ir más allá del incremento salarial del 8 por ciento y de 1.000 bolivianos el salario mínimo nacional ocasionará el cierre de fábricas e inestabilidad laboral, por el impacto colateral que tiene en las obligaciones laborales, como el bono de antigüedad, el subsidio familiar y otros.

Lamentó que los dirigentes de la COB no hayan asistido a la cita hoy para continuar con el diálogo, iniciado el sábado, e insistió en que el incremento que ofreció el presidente Morales “es muy importante y los trabajadores deben reconocer”.

Comentó que en el diálogo con la COB se les advirtió que con sus exigencias están poniendo en riesgo la estabilidad de los trabajadores por el peligro del cierre de fábricas.

Esperan aportes para reglamentar el Decreto 1126

El viceministro de salud, Martín Maturano, expresó que la suspensión del reglamento del Decreto 1126 permitirá establecer un trabajo conjunto y coordinado tal como lo demandaron los sectores en conflicto, quienes pidieron ser consultados y que sus aportes sean tomados en cuenta para mejorar el sistema de salud.

La autoridad atribuyó la intransigencia de los médicos a dialogar a la radicalidad de algunos dirigentes del Colegio Médico de La Paz, pues dijo que con los dirigentes nacionales se logró un acercamiento e incluso algunos puntos de consenso.

Maturano espera que el miércoles las comisiones formadas comiencen a trabajar con la participación de todos los actores, incluso los gobiernos departamentales y municipales, porque les compete otorgar los insumos, infraestructura y equipamiento.

Anotó que la carencia de insumos y equipamiento en establecimientos de salud no es por falta de presupuesto, sino que “los responsables no cumplieron con su actividad y agilidad en los procedimientos administrativos” y puso como ejemplo que de los 500 millones de bolivianos anuales asignados al Seguro Universal Materno Infantil (SUMI) hay un remanente de 200 millones de bolivianos.

Ministro advierte riesgos

Incrementar los salarios por encima del 8 por ciento a los sectores de salud y educación (que constituyen el 20 por ciento de los asalariados) puede afectar a los programas sociales del Gobierno y a la inversión pública que este año será de unos 5.000 millones de dólares, previno ayer el ministro de Economía y Finanzas, Luís Arce Catacora, en declaraciones a Bolivia TV.

No sólo puede provocar, eventualmente, el recorte de dichos programas, traducidos en los bonos Juancito Pinto, Juana Azurduy y la Renta Dignidad, sino que además puede frenar la inversión que beneficia por igual a todos los bolivianos y desestabilizar los indicadores macroeconómicos, según el ministro Arce Catacora.

El Gobierno, a través del presidente Evo Morales, propuso el sábado a la Central Obrera Boliviana (COB) un Salario Mínimo Nacional (SMN) de 1.000 bolivianos, que representa el 22,6 por ciento de incremento, porcentaje que no altera al Tesoro General de la Nación (TGN), y un aumento salarial del 8 por ciento a los sectores señalados, incremento que es un referente para la negociación salarial en el sector privado y retroactivo al mes de enero. La aplicación del SMN, en cambio, es de cumplimiento obligatorio por todos los empleadores.

El Ministro justificó ambos incrementos. Lo que le conviene al Estado es invertir más en la producción; generar una mayor riqueza, cuyos frutos podrán obtenerse a mediano plazo para redistribuir entre todos los bolivianos.

Fuente: Los tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.