La marcha en defensa del Tipnis se enfrenta a hostilidad y amenazas. Luego de que un corregidor no permitió el miércoles que los marchistas acamparan en su comunidad, autoridades municipales y organizaciones de San Ignacio de Moxos informaron ayer que no dejarán que se instalen en el pueblo.

Además, un grupo de indígenas que firmó acuerdos con el Gobierno anunció contramarcha.

Durante la octava marcha, en 2011, San Ignacio fue punto de descanso y de abastecimiento de alimentos. En ese entonces, aunque algunos grupos criticaron la movilización, también hubo vecinos que la aplaudieron.

Esta vez, la novena marcha por el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis), que se halla a 35 kilómetros del sitio, “puede cruzar la ciudad, pero no descansar, menos pernoctar”, advirtió ayer el alcalde de San Ignacio de Moxos, Basilio Nolvani, del Movimiento Al Socialismo (MAS).

Dijo que la determinación fue asumida el miércoles por organizaciones del pueblo que respaldan la decisión gubernamental de construir el tramo II de la carretera Villa Tunari-San Ignacio de Moxos por zona protegida.

“Apenas sepamos que la marcha se acerca, todas las calles, avenidas y accesos de ingreso a la ciudad serán trancadas y se habilitará, mediante un cordón humano, la avenida circunvalación para que pasen los caminantes, pero no pueden descansar, ni quedarse a dormir”, indicó el Alcalde.

Para Nolvani, la marcha es ilegítima y no representa a los “verdaderos vivientes” del Tipnis porque, según dijo, “marchan indígenas guaraníes de Argentina e invitados de Brasil”.

Contramarcha

Varias comunidades del Tipnis preparan una contramarcha para garantizar la consulta “previa”, informó el vicepresidente de la Subcentral Sécure, Gregorio Yubanure, quien fue elegido recientemente, supuestamente de manera irregular.

“Estamos analizando en qué tiempo lo vamos a hacer, pero a más tardar lo vamos a hacer en dos semanas. Van a salir de sus propias comunidades, de los ríos”, indicó en una conferencia de prensa en Trinidad, informó la estatal Agencia Boliviana de Información (ABI).

El dirigente indígena señaló que la contramarcha no es sólo anuncio y aseguró que “sí o sí” se realizará, aunque aún no se sabe de dónde partirá.

“Ellos (indígenas del Tipnis) están en alerta, están esperando lo que nosotros les digamos por radiocomunicación. Ellos están de acuerdo a lo que les digamos”, agregó.

Alistan envíos de ayuda

Las campañas de solidaridad y vigilia de apoyo a la novena marcha por el TIpnis, instaladas en las ciudades de Cochabamba y Santa Cruz, alistan el envío de alimento seco, medicamentos y otros a los marchistas que anoche acamparon en la localidad de Bermeo, 35 kilómetros antes de llegar a San Ignacio de Moxos.

En Cochabamba, la Campaña de Defensa del Tipnis, que la pasada semana apoyó con la incorporación de un primer piquete de 25 voluntarios a la marcha indígena y un primer lote de donativos, prepara un segundo paquete de alimentos, medicamentos y ropa, que serán enviados en las siguientes horas por Santa Cruz.

“La solidaridad con la novena marcha es grande en alimentos y medicamentos, pero también en apoyo físico, porque estamos recibiendo la inscripción de compañeros voluntarios para sumarnos a la marcha”, dijo Pablo Rojas, vocero de la campaña.

Por su parte, la vigilia que jóvenes indígenas y universitarios realizan en la plaza 24 de Septiembre de Santa Cruz, desde hace 10 días, recolectó algo más de cuatro toneladas de productos.

Fuente: Los tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.