El expresidente mexicano Vicente Fox calificó como una “guerra inútil” la lucha contra los cárteles de la droga y se mostró a favor de “salir de esta trampa” y explorar otras vías, como la legalización de los estupefacientes.

“México tiene que salir urgentemente de esta trampa en la que estamos”, afirmó el miércoles Fox (2000-2006) en una reunión con corresponsales extranjeros.

Según Fox, este país se encuentra en medio de naciones productoras, como Colombia, y el mayor consumidor mundial de estupefacientes (EEUU), y por ello está “pagando un precio fenomenal” en la lucha contra los cárteles.

Desde que Fox dejó el poder, el 1º de diciembre de 2006, la guerra contra el crimen organizado en México ha causado unos 50.000 muertos, muchos de esos homicidios por los enfrentamientos entre grupos rivales de narcotraficantes.

Recordó que la lucha que emprendió Estados Unidos contra los estupefacientes durante la gestión de Richard Nixon (1969-1974) ha sido un “verdadero y absoluto fracaso”, por lo que expresó la necesidad de “meditar y reflexionar” para buscar alternativas.

Puso como ejemplo la despenalización en el consumo de drogas que comenzó Portugal desde 1999 y que, según Fox, ha implicado una baja del consumo en un 25 por ciento.

El exmandatario evitó dar detalles sobre qué tipo de drogas podrían ser legalizadas y quién se encargaría de administrarlas, aunque insistió en la necesidad de revisar las políticas de Estado en ese sentido. El Gobierno de Felipe Calderón, quien sustituyó a Fox en la Presidencia, se ha mostrado en contra de legalizar el consumo de estupefacientes en México, algo a lo que también se opone Estados Unidos.

Consultado sobre qué pasaría si su país decide legalizar el consumo de estupefacientes y si EEUU lo consentiría, Fox respondió: “México lo puede hacer sin consultar a Estados Unidos”.

Citó cifras que indican el creciente número de víctimas por la lucha contra el narcotráfico en México, el aumento en el consumo y el incremento en los costos que ha tenido el combate contra el crimen organizado.

Dijo, por ejemplo, que cuando él dejó el poder, en 2006, se registraban 2.766 homicidios anuales y un consumo de cocaína del 0,4 por ciento entre la población mexicana.

El año pasado, en cambio, según sus datos, la cifra de homicidios fue de 16.603 y el consumo de cocaína se ha elevado al 2,4 por ciento de la población. “Esto es una prueba fehaciente de que no se ha cumplido la premisa de que una guerra como ésta lograría bajar el consumo”, afirmó Fox.

“Estamos haciendo esta guerra para el norte”, insistió el expresidente, que se presentó ante una veintena de periodistas antes de la hora prevista, algo no común en México, y que sólo permitió preguntas durante una hora por problemas de agenda.

En el plano político, y con vistas a las elecciones del 1 de julio, en las que se definirá el sucesor de Calderón, Fox expresó su respaldo al grupo político de ambos, el Partido Acción Nacional (PAN) y a su candidata presidencial, Josefina Vázquez Mota.

Fuente: Efe

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.