La petrolera española Repsol canceló su contrato firmado con la empresa petrolera argentina Enarsa, encargada de importar gas licuado hacia esa nación suramericana. Este hecho obligará al país a salir con urgencia a comprar el combustible más caro para evitar el desabastecimiento. Repsol acusó a la petrolera argentina de incumplir el contrato de suministro y pidió una nueva negociación de precios, además de la modificación del calendario de abastecimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.