El Chelsea apostó al juego de su DT, el italiano Roberto Di Matteo, basándose en la marca para eliminar al Bayern Múnich luego de empatar en el tiempo reglamentario y en la prórroga por 1-1. De esta manera, el equipo inglés obtiene su primera alegría de Champions.

Primero para crear. Los 90 minutos disputados en el Allianz Arena de Múnich mostraron al Bayern mucho más propenso en la tenencia del balón y la creación de juego. Con Frank Ribéry y Arjen Robben como principales armas ofensivas, el equipo alemán tuvo un primer tiempo con varias oportunidades que no pudo concretar.

Mientras que por el lado del Chelsea, Didier Drogba era la única arma ofensiva, el que trató de aprovechar cada oportunidad desarrollada por los pies de Salomón Kalou y de Juan Mata.

Segundo y los goles. El segundo tiempo iniciaría con el Bayern Múnich mucho más agresivo en el ataque, generando jugadas de manera sucesiva.

Sin embargo, Drogba seguía siendo una amenaza para la defensa del equipo alemán.

Luego de tanto generar, el Bayern recién alcanzaría el gol en el minuto 82, gracias al cabezazo de Thomas Müller, quien aprovechó un centro de Bastian Schweinsteiger.

Todo parecía encaminado para la quinta copa europea para el equipo teutón.

Sin embargo, Didier Drogba volvió a demostrar todo su talento al concretar el empate en el minuto 87, con una jugada genial y demostrando una vez más que además de ser el mejor jugador del Chelsea, es el corazón del conjunto “Blue”.

Una prórroga decepcionante. El Chelsea cambió su juego en el tiempo suplementario. Pese a esto en el minuto 93 el Bayern ganaría un penal gracias a una falta de Drogba cometida sobre Frank Ribéry. El encargado de ejecutar el disparo fue el holandés Arjen Robben, quien ya había errado un penal en la fina de la Copa de Alemania ante el Borussia Dortmund, y una vez más repetiría la historia haciendo que la figura de Peter Cech se luzca aún más.

Ambos equipos llegaron a la tanda de penales con un gran cansancio por los 120 minutos de juego.

Desde los doce pasos, el Bayern logró ventaja; Neuer paró ante Juan Mata, pero luego Cech emparejó las cosas al parar el disparo de Olic.

En el último lanzamiento, Schweinsteiger estrelló el balón contra el poste y Drogba convirtió el suyo y le dio el título al Chelsea.

De esta manera Chelsea consiguió su primera Champions League en toda su historia luego de perder dos finales. Con un técnico de reemplazo como es Roberto Di Matteo y con fútbol que tal vez no “encante” los “Blue” le dan la máxima alegría a los hinchas del club londinense, y ya sueñan con el Mundial de Clubes.

“Esto es algo histórico, nadie creía en nosotros. Y lo logramos.
Conseguimos la primera Champions para el club. Esto quedará para siempre’.

Roberto Di Matteo
DT del Chelsea

“Así es el fútbol, no siempre gana el que lo merece y lo vimos con frecuencia.
Es difícil explicar lo que sentimos como equipo, pero lo superaremos’.

Thomas Müller
Delantero del Bayern

Supercopa
Chelsea y Atlético, por un poco más de gloria

El Chelsea inglés, que ganó al Bayern Múnich (4-3 en penales tras 1-1) en la final de la Liga de Campeones europea, será el rival del Atlético de Madrid, que el miércoles 9 reconquistó la Europa League, en la Supercopa europea del 31 de agosto. Ese partido, que mide anualmente a los campeones de los dos principales torneos europeos de clubes, suele disputarse en el estadio Louis II de Mónaco, un día después del sorteo de la fase de grupos de la “Champions”, como inicio de una nueva campaña europea.

El Atlético de Madrid, que ya ganó la Supercopa de Europa en 2010, logró su presencia en ese partido al imponerse por 3-0 en la final de la Europa League ante el Athletic Club de Bilbao en Bucarest, en un partido donde la estrella fue el colombiano Radamel Falcao, autor de los dos primeros tantos.

En el caso del Chelsea, el equipo ha ganado la única Supercopa europea que disputó, al superar 1-0 al Real Madrid en 1998, con un gol del uruguayo Gustavo Poyet, quien se vistió de héroe en lo fue una verdadera epopeya europea por parte del conjunto “Blue”. Siendo además uno de los primeros jugadores sudamericanos en vestir la camiseta del Chelsea en tiempos en los que no gozaba de la cantidad de millones que hoy posee gracias a su dueño, el multimillonario ruso Roman Abramovich.

El último campeón de la Supercopa de Europa fue el Barcelona cuando venció al Porto por 2-0 en Mónaco. Para este año el certamen se realizará por última vez en Mónaco.

Fuente: El Día

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.