Al menos dos personas murieron en los violentos enfrentamientos entre partidarios y opositores de Bashar Al Assad pero no en Siria, sino en la capital del Líbano. Los disturbios empezaron en un barrio de Beirut tras la muerte de un clérigo suní. Según fuentes de seguridad, tropas del Ejército libanés dispararon contra el religioso cuando se negó a detenerse en un puesto de control militar. Abdel Wahed era conocido por su apoyo a la oposición armada contra Damasco. Desde el momento de su muerte las principales calles de Beirut permanecieron bloqueadas, hasta que las fuerzas de seguridad restauraron el orden. Varios edificios y vehículos de la zona fueron quemados. Por el momento, el Ejército sigue patrullando la capital. Siganos en twitter.com www.facebook.com RT en vivo: actualidad.rt.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.