El uso de aguas del río Rocha para riego es un riesgo para la salud pública. Tal grado de contaminación fue detectado por una auditoría ambiental realizada por la Contraloría General del Estado, que estableció la posibilidad de iniciar acciones penales contra el Gobernador del departamento y autoridades de siete municipios, por no aplicar planes de mitigación de los agentes contaminantes.

El delito fue tipificado por la Contraloría como incumplimiento de funciones. Además, estableció 44 recomendaciones que deben aplicar la Gobernación y los municipios involucrados.

Los resultados de la auditoría establecieron que desde Sacaba hasta Capinota (municipios en los que empieza y termina el río Rocha), no existe un solo tramo en el que el agua no esté contaminada, por lo que alertaron que estas aguas no pueden usarse ni para riego.

Esta información la dio a conocer el gerente nacional de Operaciones Ambientales de la Contraloría, Roberto Pérez, quien explicó que en la gestión 2011 se hicieron análisis a las aguas del principal río cochabambino en los diferentes municipios por los que atraviesa y compararon estos resultados con los obtenidos en otro estudio efectuado en 1998.

El resultado fue que, a diferencia de lo ocurrido en la década del 90, cuando todavía existían pequeños lugares en los que el agua todavía estaba limpia y podía emplearse en el riego de los alimentos que se consumían en este valle, en 2011 no existe un solo tramo sin contaminación.

La constatación de que la contaminación del río Rocha se ha incrementado en los últimos 10 años va en contra de las acciones legislativas que se asumieron para evitar que esto pasara, pues entre el 2001 y el 2004 se promulgaron dos normas: la Ley 2256 (en la presidencia de Jorge Quiroga) y la 2866 (en el Gobierno de Carlos Mesa) en las que se crean la Unidad Gestora de Recuperación del Río Rocha y se declara en emergencia a esta fuente de agua.

Hasta hoy, las dos leyes no lograron revertir la fuerte contaminación que sufre el río Rocha.

Las normas que crean la Unidad Gestora de Recuperación del Río Rocha establecen que era la Prefectura de Cochabamba (actual Gobernación) la entidad que debía encabezar las acciones que tenían que planificarse para mejorar las condiciones del río.

Sin embargo la entidad no tomó acción alguna para proteger las aguas del principal afluente que atraviesa la zona urbana del departamento.

Pérez aseguró que “la calidad del agua varía por tramos, pero va de muy mala a mala. Principalmente “las aguas residuales domésticas son un problema de todos los municipios, en mayor o menor grado, de acuerdo a la densidad poblacional”.

Se descubrió que también es muy fuerte la contaminación provocada por la industria, especialmente “por las curtiembres, que tienen conexiones que descargan al río, y casi ninguna de ellas tiene contrato con Semapa, que se supone que se debería encargar de tratarlas”

Pérez, aclaró que “a través de un índice de calidad ambiental hemos visto dónde presenta problemas de contaminación, quién descarga aguas residuales y sin tratar, qué industrias son las que ensucian el Rocha”.

No deben usarse en riego

El gerente nacional de Operaciones Ambientales de la Contraloría, Roberto Pérez, aclaró que uno de los primeros resultados de esta investigación demuestra que las aguas del río Rocha ya no pueden emplearse en el riego de productos agrícolas “lo que se ve en casi todas las áreas periurbanas de los municipios por los que atraviesa el río”, razón por la cual, aseguró que es necesario que estas aguas pasen por un tratamiento de mejoramiento de su calidad y no pueden ser empleadas de manera directa en el riego de hortalizas o verduras, pues “corre serio riesgo la salud pública principalmente”.

Para evitar que las aguas del Rocha continúen contaminándose y poniendo en riesgo la salud de la población, las acciones que siguen tras la presentación de este informe empiezan por la notificación, tanto a la Gobernación como a los municipios por los que atraviesa el río, para que estos presenten un plan de acción y su respectivo cronograma.

La Contraloría debe tomar conocimiento sobre el cumplimiento del mismo, en caso de no hacerlo iniciar acciones de tipo penal contra las autoridades departamentales y ediles, por cometer el delito de incumplimiento de funciones.

NO HAY PLAN

• La auditoría fue realizada para establecer el grado de desempeño de la Gobernación de Cochabamba y las alcaldías de Sacaba, Colcapirhua, Cercado, Vinto, Sipe Sipe y Quillacollo, en lo que respecta a la preservación del río Rocha.

• El desempeño ambiental de las entidades evaluadas, sobre la mitigación de los impactos ambientales que recibe el río Rocha, ha sido deficiente o inexistente en algunos casos.

• Pérez reveló que hasta la fecha aún no se cuenta con un plan de emergencia ambiental institucional, por lo que se presentó 44 recomendaciones que deberán ser aplicadas.

• La contaminación es el resultado de falencias en el control de las descargas crudas o aguas residuales industriales y municipales deficientemente tratadas.

Fuente: Los tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.