Al menos 67 personas murieron ayer y más de doscientas resultaron heridas en una sucesión de atentados contra objetivos chiíes y kurdos en Irak, en la mayor cadena de ataques de esta naturaleza que sufre el país desde que comenzara 2012.

Una veintena de coches bomba y varios artefactos estallaron en ocho de las dieciocho provincias iraquíes, informaron a Efe fuentes policiales, que detallaron que los atentados se registraron en Babel (centro), Diyala (Este), Kerbala (Sur), Salahedín (Norte), Kirkuk (Norte), Nínive (Norte) y Al Anbar (Oeste) y Bagdad.

La mayor parte de los mismos afectó a peregrinos chiíes que se dirigían a pie desde distintos puntos del país al mausoleo del imán Musa al Kazem.

Fuente: EFE

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.