La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, pronunció un fuerte e indignado reclamo en la sede de las Naciones Unidas por las celebraciones que hicieron ayer en el Reino Unido y en las islas Malvinas para recordar los 30 años del final de la guerra de 1982.

“Ver ondear esta mañana (por ayer) la bandera de los que ellos llaman las “Falklands” (Malvinas) me dio vergüenza ajena. Las guerras no se celebran”, dijo Fernández.

La Presidenta argentina se refería así a que en la residencia del primer ministro británico David Cameron pusieron a flamear la bandera del Reino Unido y de las Malvinas en señal de apoyo a los habitantes del archipiélago, reseñó el diario Clarín.com.

Fernández hizo estas declaraciones ante el Comité de Descolonización de Naciones Unidas en Nueva York, a donde llegó ayer para convertirse en la primera presidenta en participar de este foro al que suelen asistir funcionarios de tercera y cuarta jerarquía.

“Lo único que estamos pidiendo es que se sienten a negociar”, insistió Fernández al reclamar, una vez más, que el Reino Unido muestre buena voluntad para discutir sobre la soberanía de las Malvinas.

La presentación de la Presidenta ante el Comité, conocido también como C24, fue para reclamar por la soberanía de las Malvinas, justo cuando se cumplen 30 años del fin de la guerra con el Reino Unido por el dominio del archipiélago.

Fernández llegó acompañada de una nutrida delegación compuesta por legisladores de diferentes partidos políticos nacionales.

Buenos oficios

La jefa de Estado argentina se reunió previamente con el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien reiteró su disposición de interponer sus buenos oficios para resolver la disputa entre Argentina y el Reino Unido por la soberanía de las islas Malvinas.

Ki-moon reconoció “el fuerte apoyo regional a este asunto y reiteró que sigue disponible para ejercer sus buenos oficios para resolver esta disputa, si las partes se muestran dispuestas a hablar”.

Acusación

El legislador malvinense Roger Edwards acusó ayer al Gobierno de Argentina de actuar con “hipocresía” al tratar la situación del archipiélago y buscar su anexión, en un discurso pronunciado en la apertura de la reunión del Comité de Descolonización de Naciones Unidas.

“El Gobierno de Argentina se queja de que el Reino Unido ignora las resoluciones de la Asamblea General, cuando él mismo ignora la Carta de Naciones Unidas que obliga a todos los miembros a respetar la igualdad de derechos y la autodeterminación”, dijo Edwards. Agregó que ello es una “clara prueba de hipocresía”, al tiempo que acusó al Gobierno de “imponer un bloqueo económico a las Malvinas.

Polémica iza de bandera

El ministro británico David Cameron decidió ayer colocar la bandera de las islas Malvinas en el mástil del la residencia oficial británica de Downing Street para recordar el trigésimo aniversario del final de la guerra entre Gran Bretaña y Argentina.

En una declaración divulgada ayer a los medios británicos, Cameron se comprometió a continuar defendiendo las islas de las “amenazas agresivas” de Argentina y elogió “el asombroso valor” de los militares británicos que participaron en la guerra de 1982.

Los principales eventos por el aniversario tuvieron lugar ayer en Puerto Argentino, donde se encuentra el secretario de Estado para América Latina del Foreign Office, Jeremy Browne.

Con motivo de este aniversario, Browne dijo que la población de las islas está “muy orgullosa de lo conseguido por las Fuerzas Armadas británicas” en 1982 y por eso “celebran la liberación”.

Cameron dijo ayer que espera que la consulta “establezca la opción definitiva de los isleños”, que quieren seguir bajo soberanía del Reino Unido.

CONMEMORACIÓN

Los habitantes de las islas Malvinas recordaron el aniversario de los 30 años de guerra con Argentina, con la que finalmente pusieron fin a su ocupación.

En medio de una copiosa nevada, unas 350 personas presenciaron un desfile militar en la calle Ross Road hacia el Monumento a la Liberación, en Stanley, la capital de las islas, que en inglés se llaman Falklands.

Allí se pronunciaron varios discursos en honor a los soldados británicos.

El ministro británico para la América Latina, Jeremy Browne, colocó una ofrenda floral, al igual que el brigadier general de la isla Nigel Haywood y el miembro de la legislatura Jan Cheek.

El Gobierno de las islas ha convocado el miércoles a un referendo sobre su estatus a realizarse el año próximo.

Fuente:  Ap

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.