Sacaba, Quillacollo y colcapirhua

Autoridades de Quillacollo, Sacaba y Colcapirhua, municipios por los que atraviesa el río Rocha, admitieron que contaminan las aguas de este afluente. Sin embargo, los dos últimos adelantaron que instalan plantas de tratamiento para evitar que los desechos de las alcantarillas lleguen al río.

La Contraloría General del Estado, en días pasados, hizo público un informe que afirma que el 100 por ciento de las aguas del río Rocha, desde Sacaba hasta Capinota, están contaminadas.

La alarma se activó en los siete municipios involucrados (los restantes cuatro son Cercado, Capinota, Vinto y Sipe Sipe) y se vislumbra el trabajo de manera integral entre estos que, junto a la Gobernación de Cochabamba, se abocan a cumplir con las recomendaciones realizadas por el organismo gubernamental.

En el caso de Sacaba, existen muchos puntos críticos de contaminación, entre ellos el desemboque de alcantarillas, desechos de fábricas y lavaderos de automóviles. Esto podrá evitarse, según el responsable del departamento de Planificación de ese municipio, Limbert Céspedes, con la construcción de dos plantas de tratamiento de aguas servidas, las cuales se proyectan a ser emplazadas en los sectores de Esmeralda Sur y Arocagua, para lo cual el municipio busca el financiamiento económico necesario.

Céspedes dijo que se notificó a aquellas industrias manufactureras que echan sus desperdicios al río, con el fin de que ellos también cuenten con plantas de tratamiento de aguas servidas.

Similar proyección tiene el municipio de Colcapirhua, el cual prevé la construcción de una planta de tratamiento de aguas en el sector de Esquilán, según informó el responsable de planificación de este municipio, Juan Carlos Fernández.

El funcionario dijo que además se atiende el tema de las fábricas e industrias en la zona, debido a que algunas de ellas estarían contaminando el cauce natural del río Rocha.

Otro de los involucrados en este trabajo es el municipio de Quillacollo, que reconoció que existe un proyecto impulsado por la Gobernación mediante el Promic, según Gonzalo Domínguez, de planificación y desarrollo territorial de este municipio.

Por el momento, no hay plan para construir una planta de tratamiento, empero no quedó descartada para un futuro inmediato por tratarse de una necesidad para Quillacollo.

Plan de rescate

Por el momento, y mientras se trabaje en el proyecto de rescate del río Rocha, los municipios involucrados prevén trabajar en otros aspectos y recomendaciones hechas por la Contraloría General del Estado.

La recuperación del río Rocha es el objetivo que se han trazado los siete municipios por los cuales atraviesa el cauce de este río.

Para ello, los cuatro que registran la mayor cantidad de población en este eje proyectan la construcción de plantas de tratamiento.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.