La emblemática plaza Tahrir, el termómetro de la revolución egipcia, se llenó ayer al llamado de los movimientos revolucionarios y de los Hermanos Musulmanes que han sacado a sus partidarios a la calle para advertir a la Junta Militar que no se resista a entregar el poder antes de que acabe el mes al primer Presidente elegido libremente en Egipto.

“El 30 de junio fuera” fue una de las consignas que más corearon los manifestantes que colmaron la gigantesca plaza, según la versión digital del diario El País.

Aunque la manifestación fue también convocada por varias organizaciones revolucionarias, entre ellas el célebre Movimiento 6 de Abril, en la plaza no se veía ni rastro de los activistas laicos. Además de las banderas egipcias, siempre omnipresentes, sólo se veían fotografías del candidato de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi, y de su brazo electoral, el Partido de la Libertad y la Justicia (PLJ).

Una multitud de hombres, la mayoría de ellos jóvenes y barbudos, rodeaba el único escenario. A unos 20 metros, se instaló un anillo de mujeres, todas ellas vestidas con velo. “Que caiga, que caiga el Gobierno militar”, coreaban miles de personas enfervorizadas. No faltó tampoco el habitual “¡Allahu akbar!” (¡Alá es grande!)

Esta nueva demostración de fuerza se produce dos días después de que la Junta militar que se hizo cargo del país, tras la caída de Hosni Mubarak, emitiera una controvertida declaración constitucional.

El texto recorta los poderes del futuro Presidente al tiempo que amplía los de los militares. Uno de los principales puntos de fricción es el artículo que deja en manos del Ejército el poder legislativo tras la disolución del Parlamento.

El pasado jueves, el tribunal constitucional emitió una sentencia en la que declaraba ilegal un tercio de los escaños resultantes de las elecciones legislativas del pasado invierno, lo que llevó a los militares a cerrar el Parlamento en su totalidad. Ayer por la mañana, el Parlamento, en el que los islamistas gozan de amplísima mayoría, amaneció tomado por las fuerzas de seguridad.

La Junta Militar quiere impedir a toda costa que los diputados retomen el hemiciclo por la fuerza.

Militar retirado se atribuye victoria tras las elecciones

Los representantes de la campaña del candidato egipcio Ahmed Shafiq insistieron ayer en que el militar retirado se impuso en las elecciones presidenciales con un 51,5 por ciento de los votos, y acusaron a sus rivales —los Hermanos Musulmanes— de tergiversar los datos.

“Tenemos las cifras correctas. Estamos seguros de que el próximo Presidente de Egipto será Ahmed Shafiq”, subrayó el portavoz Ahmed Sarhan.

Sarhan señaló que Shafiq supera por medio millón de votos al candidato de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Mursi, que también se ha declarado ganador de las presidenciales, celebradas los pasados sábado y domingo.

Para el portavoz, el grupo islamista ha provocado con sus resultados “un tsunami en los medios de comunicación”, cuyos datos coinciden en buena medida con los divulgados por la cofradía.

En este sentido, otro de los representantes de la campaña de Shafiq, Karim Salem, señaló que como la mayoría de los medios no tienen corresponsales en los colegios electorales “se basan en los resultados ofrecidos por los Hermanos Musulmanes”.

Fuente: El cairo

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.