Para verificar la persecución política

Tres legisladores de Convergencia Nacional reiteraron el pedido a la Organización de Naciones Unidas (ONU) de conformar una comisión con representantes internacionales para verificar las denuncias de persecución política contra el Gobierno del presidente Evo Morales.

Además solicitaron se libere a “presos políticos” que llevan más de tres años sin sentencia tal es el caso del ex prefecto de Pando, Leopoldo Fernandez. Piden, también, se otorgue garantías para el retorno de bolivianos que se encuentran refugiados y exiliados en el exterior.

Las senadoras Carmen Eva Gonzales y María Elena Méndez, junto al diputado Adrian Oliva, instalaron el martes una vigilia en oficinas de las Naciones Unidas en La Paz. Enviaron una carta dirigida a la representante de esta instancia en Ginebra solicitando un pronunciamiento, en tanto no haya una respuesta a su solicitud continuarán con su vigilia en estas oficinas.

“Estamos demandando se debata una ley de amnistía que permita que todos los presos que llevan más de 18 meses sin sentencia puedan ser liberados y defenderse en esa condición en los procesos que se sigue, también pedimos que se conforme una comisión de la verdad con representantes de organismos internacionales para velar por las denuncias de persecución política, también hemos planteado que se otorgue las garantías a todos aquellos bolivianos que se encuentran refugiados en el exterior para que estas personas puedan retornar al país y asumir defensa ante una instancia judicial independiente que vele por los derechos de las personas”, manifestó Oliva.

Los legisladores cuestionaron que estas denuncias y peticiones fueron dadas a conocer con antelación a las autoridades locales de la ONU, sin embargo no tomaron las acciones correspondientes por lo que se aguardará el pronunciamiento oficial de las oficinas en Ginebra, Suiza.

Respecto a la situación de Roger Pinto, Jefe de Bancada de Convergencia en la Cámara de Senadores, el diputado Oliva señaló que la petición del Gobierno para revocar el asilo político concedido por el Brasil no prosperará pues es la clara evidencia que es reconocida a nivel internacional sobre la persecución política a los opositores.

“La situación del senador Pinto es emblemática, el es el jefe de la oposición parlamentaria en Bolivia y que se encuentra refugiado en una embajada son (hechos) suficientes para entender que hay una crisis política (…), por tanto hay que abrir el debate”, señaló.

Fuente: Abi

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.