El presidente de Bolivia, Evo Morales, rompió el protocolo, rígido para jefes de Estado y Gobierno y delegados de alto rango de 119 países, y emergió en el patio de comidas contiguo al Salón Rio de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Desarrollo Sostenible Rio más 20, que inauguró el miércoles en Brasil.

Morales, foco de atracción para periodistas y fotógrafos, además de camareros y cocineros, se sentó a una mesa colectiva, una de decenas formadas en líneas paralelas, se pidió una merienda y un jugo de frutas y almorzó, como cualquier comensal, a poco de comenzar las exposiciones de los mandatarios y delegados de los países y después que el secretario general de Naciones Unidas, Kofi Annan, inaugurara la Cumbre Rio más 20.

Exultante y hasta dicharachero, el jefe de Estado boliviano, que lucía un casimire de color negro tocado en puño y cuello con motivos de la arquitectura andino precolombina se puso a compartir con los comensales.

Entre bocado y bocado y buchada y buchada, a Morales, hombre de pueblo llano, se le vio soltar carcajadas y tratarse de tú a tú con azafatas, estudiantes, periodistas, dirigentes indígenas y sociales, garzones, cocineros y hasta guardas y policías emplazados en el salón de comidas.

En instantes la mesa longilínea a la que se sentó Morales se convirtió en el centro de la reunión.

Mientras el líder boliviano comía muy relajadamente una ensalada con trozos de queso fresco y bebía de un botellón de jugo y de otro de agua, sus contertulios comenzaron a preguntar aspectos de su asunción, desde el campo hasta Presidencia de Bolivia y sus apegos a los derechos de la Madre Tierra, de la que se ha erguido como uno de sus más vehementes defensores.

Flashes miles se lanzaron sobre el dignatario indígena de Bolivia al tiempo que se escuchaba una tormenta generada por el chasquido de los obturadores.

Morales aguzó su curiosidad por el contenido de las bandejas de comida y preguntó por los jugos y agua embotellada, incluso por las bebidas carbonatadas que se expenden en esta plaza de comidas.

Al mandatario boliviano se le vio compartir incluso con Alicia Bárcena, la bióloga mexicana que ejerce la Secretaría Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

Morales hablará el jueves hacia media mañana en el Salón Rio y lanzará la tesis de su país sobre de los derechos de la Madre Tierra. / ABI

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.