Quemaron todo lo que encontraron

El motín policial que empezó el jueves en distintas unidades del país se salió de control la mañana de ayer cuando efectivos de civil irrumpieron en la Dirección General de Investigación Policial Interna (Digipi), a media cuadra de la plaza Murillo, de donde saquearon documentos y computadoras y los quemaron en la calle.

Lo mismo ocurrió en los comandos departamentales de Beni y Cochabamba, donde los policías llegaron para quemar documentos, equipos de computación y muebles de las oficinas.

Luego de haber pasado la noche en vigilia en la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP), los efectivos de civil, algunos con pasamontañas y otros con chalinas envueltas en el cuello y que cubrían su rostro, marcharon hacia la plaza Murillo; sin embargo, en su camino decidieron ir hasta la Digipi, ubicada entre las calles Comercio y Colón.

Centenares de policías llegaron a esa unidad, donde también funciona la Interpol. Luego sus ánimos se exacerbaron y bastó que uno de ellos golpeara el portón para que todos reaccionaran en cadena y tumbaran las dos puertas de ingreso.

Entraron a las oficinas y sacaron archivadores de documentos y los echaron en el atrio de la Digipi. Otros llegaron hasta el segundo piso y desde las ventanas lanzaron documentos, cajones y papeles hacia la calle Colón. Minutos después, los efectivos encendieron dos fogatas, en las que los documentos y el mobiliario fueron incinerados. Para ese momento ya no había ningún funcionario en el interior.

En la Digipi (conocida antes como Tribunal Disciplinario Superior) se llevan adelante todos los procesos disciplinarios en los cuales los efectivos están involucrados. Al respecto, los policías piden la anulación de la Ley 101 (de Régimen Penitenciario).

Después de permanecer unos 15 minutos en el interior de la Digipi, unos seis efectivos salieron con decenas de cajas de latas de cerveza. “¡Así se emborrachan los jefes, los oficiales!, son unos corruptos”, gritaban elevando las latas con sus manos.

Los efectivos abrían las latas, vaciaban la cerveza sobre el fuego y luego lanzaban los envases hacia las ventanas de la dirección policial. En ese acto los vidrios fueron destrozados.

Desde el techo del edificio del Distrito Policial 2 (ubicado en la calle Loayza), otros efectivos uniformados, con pasamontañas y armas en mano, apoyaban a quienes sacaban documentos.

Mientras eso pasaba en La Paz, en los comandos departamentales de Beni y Cochabamba, los efectivos de base también ingresaron y sacaron documentos y computadoras para quemarlos. Otros policías se acuartelaron en diferentes unidades.

En El Alto, Sucre y Potosí, los efectivos acuartelados quemaron la Ley 101 en señal de protesta y en demanda de su anulación. En Oruro, policías armados dispararon sus armas al aire en el Comando Departamental.

La acción violenta en La Paz se calmó luego de que los uniformados lograron sacar un estandarte de la entidad y lo llevaron a la UTOP, donde se replegaron cerca de las 11:00. Por la tarde iniciaron otra vez el fuego y Bomberos tuvo que apagarlo.

Fuente: Página Siete

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.