Dirigentes de los policías de bajo rango y de sus esposas iniciaron anoche negociaciones con una comisión del Ejecutivo para buscar soluciones a las demandas del sector, tras una jornada violenta por la toma, quema y saqueo de dependencias policiales en varias ciudades del país.

“Vamos a trabajar por tiempo y materia, vamos a atender la totalidad de sus requerimientos”, dijo anoche el ministro de Gobierno, Carlos Romero.

Hasta el cierre de esta edición, la reunión continuaba y los policías aguardaban los resultados.

Durante toda la jornada se intentó instalar un diálogo y continuaron las protestas, pese a que las autoridades anunciaron, en horas de la mañana, que se aumentaría el salario mínimo de los policías de base a 2 mil bolivianos, además del aumento en 200 bolivianos del bono de riesgo, y los convocaron a reunirse para tratar las otras tres demandas: la jubilación con el 100 por ciento de sus sueldos, la abrogación de la Ley 101 de Régimen Disciplinario y el pago de un bono de riesgo.

Por desinformación sobre el lugar de la cita se frustró un acercamiento concertado para las 16:00. Luego de nuevas gestiones, se acordó una nueva reunión en dependencias del Ministerio de Gobierno, que se instaló pasadas las 21:00 con la asistencia de representantes de los policías y los ministros.

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, dio a conocer que el diálogo se llevará adelante por tiempo y materia, pues se pretende saldar las cuatro demandas de los efectivos policiales: nivelación salarial, anulación de la Ley 101 de Régimen Disciplinario, jubilación con el 100 por ciento de su salario y creación de la Defensoría del Policía.

Aunque los dirigentes de los policías, antes de ingresar a reunión, anticiparon que como punto 1 de su pliego, luego de que había sido atendida su demanda de nivelación salarial, sería el compromiso de que ningún efectivo sería sancionado ni procesado por las protestas, e incluían en el punto 4 la instalación de defensorías policiales en cada unidad.

La propuesta que llevó el Gobierno a este diálogo es un salario mínimo de 2.000 bolivianos, lo que, inicialmente, fue rechazado por algunos policías de base y aceptado por otros. Sobre los demás puntos del pliego de demandas, Romero admitió que existen deficiencias en la Policía que deben ser solucionadas, por lo que se trabajará en resolver estas deficiencias con el objetivo de que se tenga una “Policía fuerte”.

El Ministro no se refirió a posibles sanciones que a los policías que, en la mañana, protagonizaron la toma del Tribunal Disciplinario Superior de la Policía, y, el jueves, de la Unidad Táctica de Operaciones Policiales (UTOP), además de protestas en cárceles y regimientos de todo el país. “No hemos venido para hablar de sanciones, sino de soluciones”, dijo Romero, quien dejó en claro que se trabajará en propuestas reales y tangibles y no declarativas.

Antes de ingresar a la reunión, el presidente del Consejo Ejecutivo Nacional Anssclapol, suboficial Edgar Ramos, expresó su deseo de que tras este diálogo se tenga una Policía sin conflictos. “Queremos amanecer bien mañana con nuestra Policía. La Policía a nivel de subalternos estamos para que solucione”, dijo.

Procesos

Por el contrario, el fiscal General del Estado, Mario Uribe, anunció procesos contra los protagonistas de daños a bienes de la institución y por ausencia a sus fuentes de trabajo.

Con ese objetivo, informó que se instruyó a las fiscalías de distrito del país iniciar acciones legales contra los policías que no asistieron a sus fuentes de trabajo por los delitos de incumplimiento de deberes y obstrucción a la función pública.

Asimismo, enfatizó que se procesará a quienes quemaron y atentaron los bienes del Estado provocando daño económico al país. “Vivimos en un Estado democrático social de derecho, lo que significa que todos debemos encuadrar nuestros actos al marco estricto de la ley, si nuestros actos se adecuan a alguna figura penal, obviamente si esta figura penal es de acción pública, el Ministerio Público debe actuar, en realidad los fiscales de distrito deben actuar de oficio, no precisan de instrucción del Fiscal General”, dijo.

Motín

Salarios

Los efectivos policiales aceptarían que su salario sea elevado hasta 2.000 bolivianos, pero piden respuestas a todas sus demandas.

Violencia

La rebelión policial comenzó con la toma de la UTOP, el sábado, y llegó a su punto máximo ayer con el destrozo del edificio de Inteligencia en La Paz.

Resguardo militar

Incertidumbre

Desde el jueves, las puertas del palacio presidencial permanecen cerradas y soldados de la Policía Militar resguardan el edificio con armas largas.

Pliego petitorio de los policías de bajo rango

1) Nivelación salarial

Exigen la nivelación de salarios a los que perciben los militares en base a la escala salarial vigente

2) Jubilación al 100%

Jubilación con 100 por ciento del último salario, pues un policía con 35 años de antigüedad se jubila con la mitad de sueldo

3) Abrogación de Ley 101

De Régimen Disciplinario, debido a que impide a efectivos de bajo rango ejercer el derecho a la defensa y el debido proceso

4) Defensoría Policial

Crear estas dependencias en cada unidad policial ante la vulneración de los derechos fundamentales de los uniformados.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.