Lugo denuncia golpe de Estado

La presión sobre Paraguay tras la destitución del presidente Fernando Lugo aumentó ayer después de que Ecuador, Venezuela, Uruguay, Chile y Colombia retiraron o llamaron a sus embajadores en Asunción, y el Mercosur suspendió al país para su próxima cumbre.

Argentina, Brasil y Uruguay — socios de Paraguay en el Mercosur– tomaron la decisión.

Los tres países determinaron “suspender a Paraguay, de forma inmediata y por este acto”, de la Cumbre de Presidentes del bloque, que se realizará el próximo viernes en Mendoza (Argentina).

Entretanto, el vicecanciller de Bolivia, Juan Carlos Alurralde, dijo que el país no tiene en este momento embajador en Paraguay porque cesó en sus funciones hace unas semanas. “Sin embargo, si lo tendríamos ya los hubiéramos retirado”, dijo el diplomático.

La decisión del Mercosur se produce después de que el propio Lugo afirmó ayer a periodistas que irá a dicha cumbre en representación de su país, aunque todavía no hay ningún pronunciamiento oficial al respecto por parte del bloque regional.

Horas antes, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, anunció en un acto militar, transmitido en cadena obligatoria de radio y televisión, que “retiramos al embajador, no reconocemos a ese Gobierno (de Federico Franco), y también vamos a retirar el envío de petróleo”.

Chávez

“Nosotros no vamos a apoyar para nada ese golpe de Estado ni directamente, ni indirectamente”, complementó Chávez, quien tildó de “ilegal” e “inconstitucional” el juicio “exprés” al que fue sometido Lugo por el Senado de su país.

También Ecuador decidió retirar a su embajador en Paraguay “en rechazo a la destitución del legítimo presidente Fernando Lugo y la instauración de nuevo régimen”, según escribió ayer en su cuenta de Twitter el canciller Ricardo Patiño.

De otra parte, el embajador Enrique Fischer es aguardado en Montevideo para que informe al Canciller uruguayo, Luis Almagro, “sobre los últimos acontecimientos” vividos en Asunción, según confirmaron ayer fuentes oficiales.
Juicio sumario

También ayer, en una declaración de Almagro difundida por la Presidencia uruguaya, ese país dijo que la destitución de Lugo, “con características de juicio sumario, no tuvo las garantías esenciales del debido proceso” y pidió que se convoquen a nuevas elecciones “tan pronto como sea posible” en el país vecino.

A su vez, el presidente chileno Sebastián Piñera aseguró ayer a la prensa que pidió a su canciller “que llame a nuestro embajador en Paraguay a consultas en nuestro país para poder contar con toda la información necesaria”. “En los próximos días nos vamos a reunir los presidentes para, a la luz de los hechos ocurridos en Paraguay y tomando en cuenta los protocolos de defensa y protección de la democracia que contempla tanto el pacto del Mercosur como de Unasur (Unión de Naciones Suramericanas), tomar las medidas que correspondan”, añadió.

Canciller descarta sanciones

Asunción | Efe

El nuevo canciller paraguayo José Fernández descartó ayer que su país pueda ser “sancionado” por sus vecinos porque “no ha violado ninguna norma internacional” y quitó hierro a la decisión de los socios del Mercosur de retirar o llamar a consultas a sus embajadores en Asunción.

En rueda de prensa con medios extranjeros, Fernández incluso se mofó de la decisión anunciada el sábado por el Gobierno de Argentina de que retiraba a su embajador en Paraguay, Rafael Romá, “hasta que se restablezca el orden democrático” en el país.

Según dijo, aparte de no haber recibido ninguna comunicación oficial al respecto, Romá terminó su misión hace tres meses y ya había un encargado de misión al frente de la legación.

Aludió también a informaciones según las cuales la Unasur está convocando a una reunión para el próximo miércoles para tratar la posible expulsión de Paraguay tras la destitución de Fernando Lugo como presidente, preguntándose cómo puede hacerse esa convocatoria si le corresponde a Paraguay como presidente temporal del bloque.

Fernández, uno de los primeros designados por Franco tras la destitución el viernes de Lugo por un juicio político parlamentario, dijo ayer que planeaba participar en el encuentro del Mercosur.

Fernández fue ministro de Relaciones Exteriores durante el anterior gobierno de Luis González Macchi (1999-2003).

Los exministros Augusto Dos Santos y Carlos Filizzola, de Comunicación Social y del Interior, respectivamente, anunciaron ayer en la televisión pública que Lugo se reunirá desde el lunes con su exgabinete “para tomar decisiones”, que no precisó.

LUGO CONVOCA A “GABINETE RESTAURADOR”

Asunción | Efe

El destituido presidente de Paraguay Fernando Lugo, que ayer negó legitimidad al Gobierno de su sucesor, Federico Franco, reunirá hoy a un “gabinete por la restauración democrática”, informó su portavoz.

Todos los ministros del Gobierno de Lugo, excepto los liberales, cuya dimisión aceptó tras la retirada de apoyo del partido, están convocados a la reunión de hoy en una sede partidista del centro de Asunción.

Uno de los portavoces del exobispo confirmó esa convocatoria, que será dos horas antes del acto en el que el nuevo presidente, Federico Franco, tomará juramento a los ministros de su Gabinete, en el Palacio de López.

Tras esa actividad, Franco recibirá en audiencia a 15 de los 17 gobernadores del país, según la agenda enviada por la Dirección General de Información Presidencial.

El portavoz de Lugo comentó que los allegados del destituido gobernante harán hoy uso de “la libertad de reunión” que existe en el país.

El exobispo, que fue destituido por el Congreso tras ser sometido a un juicio político por mal desempeño en sus funciones, aseveró ayer ante la prensa que ha sido víctima de un “golpe de Estado parlamentario” y que el Gobierno de Franco carece de legitimidad.

También anunció que irá en representación de Paraguay a la cumbre del Mercosur, prevista para los próximos días 28 y 29 en Mendoza (Argentina), y una posible reunión conjunta de líderes de este bloque con los de la Unasur (Unión de Naciones Suramericanas).

Una herida a la democracia

El presidente de Honduras, Porfirio Lobo, calificó ayer como una “herida a la democracia” la destitución del presidente de Paraguay Fernando Lugo y pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA) mediar en ese conflicto.

La destitución de Lugo “ha sido una profunda herida a la democracia entre los pueblos donde el desenlace no es bueno para los pueblos”, indicó Lobo. Agregó que espera que la crisis “sea resuelta prontamente, con la participación del pueblo paraguayo y enmarcado en la ley”. Lobo señaló que la OEA debe mediar .

No hubo garantías

La destitución del presidente paraguayo Fernando Lugo “no tuvo las garantías esenciales del debido proceso”, declaró ayer el Gobierno uruguayo en referencia a la crisis política en Paraguay, y pide que se convoquen a nuevas elecciones “tan pronto como sea posible” en el país vecino.

La “rapidez y urgencia” de los procedimientos seguidos, “con características de juicio sumario”, no cumplen “con las garantías esenciales del debido proceso”, señala una declaración escrita del canciller Luis Almagro y difundida por la Presidencia uruguaya.

Franco no irá a cumbre

El presidente de Paraguay, Federico Franco, reveló ayer que no asistiría a la cumbre del Mercosur del viernes en Argentina porque el “ambiente no es propicio”.

“Se puede castigar a una persona, pero no es justo castigar a 6.200.000 y al país más pobre de la región”, dijo Franco al ser consultado por la posibilidad de que el Mercosur y sancione a Paraguay. Ante el alud de críticas Franco encontró alivio en las declaraciones del expresidente uruguayo Julio María Sanguinetti quien aseguró a la radio El Espectador que la destitución de Lugo “no configura un golpe militar”, sino “un episodio cívico.

Fuente: AP

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.