El secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, anunció ayer que enviará una misión especial a Paraguay y a otros países de la región para evaluar la crisis política a raíz de la destitución del presidente Fernando Lugo e informar después al Consejo Permanente del organismo para que tome medidas.

“Me voy a preparar para informar a este Consejo Permanente sobre la situación en Paraguay, y voy a ir también a otros países”, dijo Insulza durante una sesión extraordinaria en torno a Paraguay del Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) en la que no hubo consenso respecto a qué medidas concretas tomar.

Lugo, entretanto, anunció que desistió de participar en la cumbre del Mercosur en Argentina para no presionar a los presidentes del bloque, luego de que el nuevo gobierno paraguayo le advirtiera que si en caso de intervenir en las deliberaciones se exponía a acciones legales.

“No deseo que los demás presidentes se sintiera presionados para analizar la situación del país” dijo en declaraciones difundidas por el canal 4 de Asunción.

En Washington, en declaraciones a la prensa tras el Consejo, Insulza precisó que aún no ha tomado la decisión de si viajará personalmente a Paraguay o enviará a “una delegación”, en una visita que se producirá “probablemente este fin de semana”.

La decisión, tomada sin el consenso de todos los Estados miembros de la OEA pero que se encuentra dentro de las atribuciones que posee Insulza, tiene el fin de preparar una nueva sesión extraordinaria la próxima semana, que considerará la posibilidad de convocar una Asamblea General extraordinaria sobre Paraguay.

El titular de la OEA explicó que pretende encajar la visita entre la cumbre de mandatarios de la Unasur y el Mercosur que se celebrará el viernes en Mendoza (Argentina), con el fin de tener en cuenta sus posturas, y la reunión del Caricom que tendrá lugar en Santa Lucía el 4 y 5 de julio, y a la que Insulza pretende asistir.

El secretario general expresó su voluntad de reunirse con Lugo y con parlamentarios del país, para “tratar de tener una evaluación de lo que pasó”.

El envío de una misión fue propuesto en la sesión extraordinaria de ayer, de cuatro horas de duración, por el representante de Honduras y presidente el Consejo Permanente, Leónidas Rosa Bautista, y logró el respaldo de 25 delegaciones, entre ellas las de Estados Unidos, Colombia, México y Chile.

Sin embargo, la propuesta no logró convencer a los embajadores de Nicaragua, Bolivia, Ecuador y Venezuela, que respaldaban una resolución del primer país para convocar de inmediato una Asamblea General extraordinaria, ni a la República Dominicana, que planteó una propuesta que también pedía una reunión de cancilleres.

Advertencia

En medio de la tensión que vive Paraguay por la destitución del presidente Fernando Lugo, su sustituto Federico Franco trató ayer de enviar un mensaje de gobernabilidad aunque alertó del riesgo de una “guerra civil” y no escatimó en advertencias a sus principales vecinos, Brasil y Argentina.

Tras nombrar a su ministro de Hacienda, Manuel Ferreira, Franco convocó de forma repentina a la prensa extranjera congregada en la sede presidencial para defender la legitimidad de su Gobierno frente al rechazo surgido en el exterior.

Al retiro de embajadores y llamada a consultas de otros por parte de buena parte de países suramericanos se sumó ayer Cuba, mientras el Comité Permanente de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reúne para evaluar la crisis paraguaya.

Pertrechado en la mesa de su despacho, este político liberal de 49 años y médico de profesión aseguró ser “el responsable de garantizar que no va a haber una guerra civil” en su país a raíz del breve y controvertido juicio político en el Parlamento que le costó el cargo a Lugo.

Recalcó que en las calles paraguayas “no hay policía ni militares” y la vida continúa con absoluta normalidad, con lo que su prioridad es “mantener la calma”.

Después, la meta es “transmitir desde acá a la comunidad internacional la tranquilidad y la gobernabilidad” en las calles, añadió.

Eurocámara expresa su inquietud

El presidente de la Delegación del Parlamento Europeo para las Relaciones con los Países del Mercosur, Luis Yáñez-Barnuevo, mostró ayer preocupación por la destitución de Lugo y aseguró que los eurodiputados seguirán con atención la situación.

“Deseo reiterar la inquietud de esta delegación en relación con los recientes acontecimientos políticos en la República del Paraguay, que han culminado en la destitución el pasado día 22 de junio por parte del Senado paraguayo del presidente Fernando Lugo”, dijo.

Sumó la preocupación de esa delegación parlamentaria a la ya expresada por la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton.

El eurodiputado anunció la determinación de la delegación de “seguir muy de cerca la evolución del proceso político, institucional y social”.

WIKILEAKS: EEUU ADVIRTIÓ MANIOBRAS

La Embajada de EEUU en Asunción advirtió a su Gobierno en 2009 que existía un plan para destituir al expresidente paraguayo Fernando Lugo en cuanto el mandatario cometiera un error y que el complot estaba encabezado por el líder del partido Unión Nacional de Colorados Éticos (Unace), Lino Oviedo, junto al expresidente Nicanor Duarte Frutos (2003-2008) para colocar a Federico Franco, vicepresidente con Lugo y actual jefe de Estado, en la Presidencia del país, reseñó ayer el diario El Mundo.

“Persisten los rumores de que el general y líder del partido Unace, Lino Oviedo, y el expresidente Nicanor Duarte Frutos están trabajando juntos para asumir el poder por la vía legal, lo que provocaría la caída del presidente Lugo”, señala el cable con fecha del 28 de marzo de 2009 publicado por WikiLeaks el pasado agosto.

El documento indica que ambos políticos pretenden utilizar cualquier error cometido por Lugo para destituirle a través del Parlamento, aunque el cable señala que no ha habido posibilidad de conseguir este “golpe democrático” al no haberse producido un gran fallo en la gestión del exobispo.

La Embajada estadounidense informó a Washington de que la canalización de fondos a agricultores a través de la entrega de dinero a diversas ONG, -que se consideró como fraudulenta y se conoció a principios de 2009-, podría ser una causa que llevaría al intento de destitución de Lugo.

“Lugo debe estar preocupado ante la posibilidad de cometer un error que podría ser el último”, indica el cable.

El documento de la Embajada cita a fuentes dentro del Gobierno y en la oposición. Lino huyó en 1999 de Paraguay tras ser acusado del asesinato del entonces vicepresidente, Luis María Argaña, aunque volvió en 2004, cuando fue condenado a 10 años de cárcel por haber participado en dicho homicidio. Duarte instó al Tribunal Supremo en 2007 a liberar a Oviedo.

Preparan contraataque

Cuatro días después de la abrupta destitución del presidente paraguayo Fernando Lugo, movimientos sociales y simpatizantes del líder articulan una protesta para intentar revertir la medida o, al menos, anticipar las elecciones presidenciales en Paraguay.

Hasta el pasado lunes, las manifestaciones contra la caída de Lugo se concentraban delante de la televisión pública paraguaya en la capital, Asunción.

Ahora, los líderes de los movimientos sociales sostienen que en los próximos días reunirán a sus miembros en los distintos departamentos (estados) para iniciar una protesta hacia la capital.

“Vamos a reunir a las personas sin hogar, indígenas, campesinos sin tierra, estudiantes, sindicalistas, todos los movimientos sociales. Marcharemos a Asunción y estaremos allí hasta que vuelva Lugo al poder”, dijo a BBC José Rodríguez, líder de la Liga de Carperos (LNC), uno de los mayores movimientos de paraguayos sin tierra.

Rodríguez dijo que cualquier otra solución a la vuelta de Lugo al poder sería legitimar la ruptura de las reglas democráticas.

“Este es un Gobierno ilegítimo, que utilizó medios amorales para constituirse”, indicó.

Las principales protestas han tenido lugar frente a la televisión pública en Asunción, donde los manifestantes discuten de forma alterna a micrófono abierto y cada discurso es transmitido en vivo por la estación.

El frente a favor de Lugo, dice que la manifestación ha reunido a diario alrededor de 10.000 personas, incluyendo algunos que están acampados en el lugar, pero las organizaciones de noticias estiman que el número es mucho menor.

Además de las concentraciones frente televisión pública, el grupo planea extender acciones por todo el país. También se decidió que hoy se realizarán bloqueos de carreteras en distintos puntos del territorio.

En Ciudad del Este, en la frontera entre Paraguay con Brasil, los organizadores de las protestas avanzaron que se podría cerrar el Puente de la Amistad, que une los dos países.

“Vamos a tener a 15.000 campesinos en las calles”, señaló Federico Ayala, líder de un grupo de 5.000 familias sin tierra.

Fuente: Ap

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.