Sequía y violentas tormentas eléctricas

La intensa ola de calor que afecta a Estados Unidos desde hace varios días y la violenta tormenta eléctrica que lo afectó el viernes pasado, deja al menos 19 muertos, según el sitio web de CNN, mientras que 1,8 millones de personas siguen aún sin energía eléctrica, el vísperas de la fiesta de independencia que se celebra este 4 de julio.

“La ola de calor prosigue en buena parte del este y centro de Estados Unidos, con temperaturas previstas de hasta 8 grados por encima de lo normal”, señaló el Servicio Nacional de Meteorología.

“Combinado con un fuerte nivel de humedad, se llegará a peligrosos registros de calor de hasta 40-43 grados en lugares como Minneapolis, Chicago, Kansas City y St. Louis”, agrega.

Prohibido el uso de cohetes y explosivos. Con la luz y el estruendo de un espectáculo pirotécnico suelen concluir los estadounidenses, tanto en las grandes ciudades como en el campo, una jornada familiar o entre amigos para conmemorar el Día de la Independencia.

Pero este año será diferente en algunos condados, pueblos y ciudades del centro oeste (Arizona, Nuevo México, Utah, Wyoming, Montana y Colorado) donde las autoridades locales han emitido normas temporales para restringir el uso de cohetes y explosivos.

En Colorado, donde en las últimas semanas se ha producido el incendio más destructivo de su historia, el gobernador, John Hickenlooper, ha prohibido emplear fuegos artificiales para celebraciones privadas en todo el estado.

15.500 incendios en 2010. Las cifras hablan por sí mismas y según los últimos datos disponibles de la National Fire Protection Association, en 2010 los fuegos artificiales causaron 15.500 incendios, incluidos 1.100 edificaciones, 300 vehículos y 14.000 incendios en el exterior.

En Nuevo México, donde en mayo un incendio forestal consumió 50.000 hectáreas, la gobernadora Susana Martínez ha emprendido una campaña para prohibir los fuegos artificiales, aunque hasta ahora es potestad de las ciudades.

De momento, más de la mitad de los 33 condados que forman el estado han impuesto restricciones y han pedido a los ciudadanos que acudan a eventos organizados por las autoridades locales y eviten realizar celebraciones propias.

Los estadounidenses se gastaron 649 millones de dólares en fuegos artificiales el año pasado.

Fuente: EFE

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.