Familiares piden encontrar a sus familiares

“¿Dónde está mi esposo?, ¿qué hicieron con ellos?, “¡Esa Ivon es la que viajó con nuestros esposos!”, reclamaban las esposas y parientes de los cuatro bolivianos, desaparecidos en las Bahamas, a la pareja de esposos Ivon Foronda Espinoza y Alexander Rodríguez, cuando era conducida, ayer, a las celdas.

Foronda y Rodríguez, están acusados de tráfico de personas por incentivar y ayudar a que viajasen a Estados Unidos vía Bahamas, a cuatro bolivianos que nunca llegaron a su destino y desaparecieron en esa isla caribeña.

La pareja pertenecería a un clan familiar que se dedica, junto a Omar Espinoza, recluido en la cárcel, a buscar personas interesadas en conseguir el “sueño americano” para luego estafarles y quedarse con su dinero.

Las familias de las cuatro personas desaparecidas en las Bahamas, desde octubre de 2011, identificaron a Alexander Rodríguez como el cabecilla del clan porque él se dedicaba a “reclutar” a las personas, especialmente en Cliza, para que viajasen a los Estados Unidos. Su esposa, Ivon Foronda, era la supuesta guía de los viajeros.

DETENCIÓN La pareja de esposos se presentó ayer voluntariamente en la Fiscalía para declarar sobre las denuncias en su contra y la Policía aprovechó esa oportunidad para dar cumplimiento a las órdenes de aprehensión emitidas hace más de dos semanas.

El primero en ser conducido a celdas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen fue Rodríguez quien manifestó, a los medios de comunicación, que es inocente de las acusaciones.

Luego trajeron a Foronda, pero ella prefirió no hablar.

El abogado de la pareja, Tom Prieto, señaló que sus clientes se mantuvieron en la clandestinidad debido al “mal asesoramiento” de un anterior abogado quien incluso les hubiese aconsejado de que huyan del país por las “serias acusaciones”.

Sin embargo, Prieto dijo que el pasado viernes fue contratado por la pareja y al conocer el caso le incentivó a que se presentase a la Fiscalía para que demuestre su inocencia.

AUDIENCIA La audiencia de medidas cautelares se realizó ayer en el Juzgado Sexto Cautelar del juez Javier Pérez Colque, quien dio detención preventiva para la pareja en la cárcel San Sebastián de hombres y mujeres.

El argumento de Prieto en la audiencia fue de que Rodríguez y Foronda no tenían ninguna relación con los viajeros ni sus familiares.

Dijo que fue “coincidencia” de que Foronda haya viajado la misma fecha y en el mismo bus, el 20 de octubre de 2011, y que estuviese sentada a lado de uno de los cuatro desaparecidos.

Desde la cárcel, los tres acusados: Ormar Espinoza, Foronda y Rodríguez, tendrán que demostrar que no están implicados en la desaparición de las cuatro personas.

Para la Policía, con la detención de la pareja se desbarató al clan familiar supuestamente involucrada en el tráfico de personas.

Fuente: Opinión

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.