El vicepresidente Álvaro García Linera instó ayer a los cocaleros del trópico de Cochabamba a impulsar una nueva estrategia para resistir los embates de la “derecha contrarrevolucionaria” que pretende enfrentar “hermano contra hermano, pueblo contra pueblo, región contra región, departamento contra departamento” y que, dijo, busca destruir al Gobierno de Evo Morales.

“Hasta aquí ha sido resistencia, movilización y organización (para construir el poder popular), pero construir el Estado Plurinacional para los pobres, para la gente sencilla, había sido más complicado, por lo que se requiere de otro tipo de lucha. Se requiere primero garantizar la unidad en torno a un solo objetivo y deponer los intereses particulares”, expresó el mandatario ayer en la inauguración del XI Congreso de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico.

Ante unos 2 mil delegados de las organizaciones sindicales cocaleras del trópico de Cochabamba, autoridades nacionales y departamentales y dirigentes del Movimiento Al Socialismo (MAS) reunidos en el Coliseo de la Coronilla, García Linera durante casi dos horas, se refirió a los continuos “ataques” que recibe el presidente Evo Morales y los últimos conflictos que tuvo que enfrentar el Gobierno: el motín policial y la marcha indígena.

Calificó a la oposición y a los disidentes del Movimiento Al Socialismo (MAS) de “contrarrevolucionarios”, personas “privilegiadas” que reaccionan y se sienten afectadas por las medidas populares que toma el Gobierno a favor de los grupos más desprotegidos del país.

“Ésa es la estrategia colonial y frente a esa estrategia colonial nosotros tenemos que impulsar la estrategia revolucionaria de la profundización del proceso de cambio. Unidad del pueblo, interés de todo el pueblo por encima del interés local, preocuparse por el bienestar de todos antes que por el bienestar de uno solo, si eso lo hacemos la victoria está asegurada”, expresó.

También reconoció que representa una tarea más difícil “construir el poder popular” que haber llegado a la toma del poder político de la mano con los movimientos sociales; por lo tanto, dijo que se necesita garantizar la unidad de todas las organizaciones sociales para lograr este objetivo.

“Hasta aquí era resistencia, lucha, movilización, organización; pero ya construir el Estado Plurinacional como poder político, económico, cultural de los pobres, humildes (…) de la gente sencilla había sido más complicado porque se requiere otro tipo de lucha”, indicó.

Indicó que a pesar de los conflictos que se fueron presentando a lo largo del Gobierno de Evo Morales, se fue “remontando las adversidades y si surgieran otra vez volveremos a remontar las adversidades y día con día profundizaremos la revolución (…) mejorar las condiciones de vida del ciudadano con igualdad para todos, pero para resistir los embates de la derecha mi único pedido es la unidad de todos los hermanos del campo y la ciudad, obreros, cooperativistas indígenas campesinos, profesionales, estudiantes y gremiales todos unidos”.

Sobre la denuncia que hizo el Gobierno por el supuesto intento de golpe de Estado a raíz del motín policial, García Linera dijo que el Presidente pudo “resistir” sin instruir a las Fuerzas Armadas el poner orden aunque admitió que hubo movilización de tropa, incluso de tanques.

Aguardan resultado del congreso de 6 federaciones

Los dirigentes de las organizaciones sociales que participaron ayer de la inauguración del Congreso de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba coincidieron en que esta organización es la que marca línea y vanguardia del proceso revolucionario, por lo tanto, el resto de los movimientos sociales aguardarán las conclusiones que se aprueben en este encuentro.

El gobernador de Cochabamba, Edmundo Novillo, que también participó del acto inaugural dijo que los cocaleros son los “soldados de la revolución”, por lo tanto, les encargó realizar un balance político sobre la coyuntura actual y reflexionar sobre los avances del proceso.

Les dijo que deben definir cuáles son las siguientes tareas para fortalecer la conciencia política frente a lo que sucede en la realidad boliviana.

Por su parte, el ejecutivo de la Confederación Única de Trabajadores Campesinos de Bolivia, Roberto Coraite, dijo que es necesaria la unidad de las organizaciones sociales para hacer frente a las dificultades que se presentan y sobre todo, cuando se ingresa a un año prelectoral.

Todos los dirigentes, que hablaron en el acto, advirtieron que no permitirán ningún golpe de Estado y llamaron a prepararse para hacer frente ante cualquier intento de desestabilización del Gobierno.

AGENDA

• El XI Congreso de la Coordinadora de las Seis Federaciones del Trópico de Cochabamba concluirá el domingo con la elección y posesión de una nueva directiva para los próximos dos años, aunque se adelantó la ratificación de Evo Morales como presidente, cargo que ocupa hace 16 años, aunque en los últimos años de manera “simbólica”.

• En el Congreso se debatirán, en siete comisiones, temas como la coca, producción, seguridad alimentaria, la coyuntura política y en lo social se abordará una propuesta para la cumbre nacional de salud.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.