Al menos siete insurgentes afganos murieron ayer durante un ataque, que duró casi cinco horas, contra las tropas españolas en Afganistán, en el que resultó herido un militar español, según reveló hoy el Estado Mayor español de la Defensa.

Los militares españoles, que realizaban una patrulla conjunta con el ejército afgano, se vieron obligados a repeler un ataque lanzado por una decena de insurgentes en las afueras de Moqur.

El ataque duró casi cinco horas y los soldados españoles fueron apoyados por aviones estadounidenses de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF), según las mismas fuentes, que consideraron este hostigamiento como una “escaramuza normal” en esa zona.

Según el Estado Mayor de la Defensa, la patrulla atacada estaba integrada por una sección de miembros del Ejército Nacional Afgano y otra sección de militares españoles de tropas paracaidistas y de los equipos de enlace y asesoramiento militar.

En total, el convoy atacado estaba formado por unos 80 militares, de los que la mitad eran españoles.

Al desatarse el ataque, mediante disparos de armas ligeras, acudió a la zona otra sección española y medios aéreos de la ISAF.

Los militares realizaban una acción conjunta a cuatro kilómetros al noreste de Moqur, en la provincia de Badghis, para asegurar la libertad de movimientos en la “ruta Opal”.

Los mandos militares consideraron un poco sorprendente el ataque en la zona de Moqur, donde España tiene ubicado un puesto de combate avanzado (COB), ya que es la zona de Ludina, donde hay otro COB español, el área con más peligro de la insurgencia y donde hasta ahora se registraban más incidentes diarios.

Durante el incidente de ayer resultó herido de bala en el costado izquierdo el caballero legionario paracaidista español Javier Párraga, de 20 años de edad, perteneciente a la Bandera Ligera Paracaidista “Ortiz de Zárate III”.

Fuente: EFE

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.