Tras el viaje de la esperanza

La comitiva de familiares (llamada “comisión de la esperanza”) de cuatro bolivianos desaparecidos que viajó a las Bahamas con el objetivo de conocer el paradero de sus parientes, encontró durante su búsqueda en esa isla a un boliviano más que habría sido víctima de tráfico de migrantes, informó ayer Rolando Ramos, abogado de los familiares.

Rubén Sandro Velásquez, Ovidio Quispe, Francisco Álvarez y María Luisa Huaygua, son los cuatro bolivianos desaparecidos desde octubre del 2011 en las Bahamas, cuando se dirigían a Estados Unidos en busca del sueño americano por una oferta de viaje de la empresa Marilyn Tours.

El boliviano encontrado responde al nombre de Luciano Merino (37), quien es procedente de la localidad de Tolata y actualmente se encuentra en la cárcel de máxima seguridad de Bahamas acusado por narcotráfico.

Ramos informó que tras una entrevista sostenida con Merino en la cárcel de máxima seguridad de ese país, éste dijo que pagó 8 mil dólares a Omar Espinosa, dueño de la empresa Marilyn Tours, para que junto a un grupo de bolivianos los transportara a Estados Unidos.

De acuerdo a Merino, el grupo de viaje estuvo conformado por Mauricio Camacho, Luís Ledezma, Paty Merino, Óscar Gonzales, Omar Espinosa y el “coyote” bahamés Shawn Saunders Bruey, quienes fueron detenidos en la isla de Freeport durante una batida policial.

En dicha batida, la policía habría encontrado 10 libras de marihuana en el closet de la habitación donde los cinco bolivianos y el único bahamés se encontraban. Se presume que la marihuana pertenecía a Shawn Saunders Bruey.

De acuerdo a las declaraciones de Merino, éste fue persuadido para que se declare culpable por el delito de tráfico de sustancias controladas a cambio de una retribución económica.

Tras su declaración, Merino cumple su condena en una cárcel de máxima seguridad hasta el 16 de noviembre de 2014. Actualmente, comparte su celda en condiciones precarias con dos presos, uno con 52 años de sentencia y otro con 35, comunicó Ramos.

Las declaraciones de Merino fueron realizadas en presencia de Fiorela Caldera y Dayana Ríos, ambas funcionarias de la Misión Permanente de Bolivia ante la Organización de Estados Americanos (OEA), además de Ramos.

Según Ramos, Merino declaró que fueron engañados por Omar Espinosa. Acotó que Merino se encuentra purgando por un delito que no cometió, en tanto que su familia desconoce lo sucedido.

Abren investigación

Rolando Ramos, abogado de las familias de los cuatro bolivianos desaparecidos en las Bahamas, informó ayer que producto del viaje a las islas realizado por la Comisión de la Esperanza, “recién” se abrió una investigación sobre el caso en ese país.

Explicó que las autoridades de las Bahamas desconocían las cartas que el cónsul de Bolivia en Washington, Ramiro Cusicanqui, habría enviado informando sobre la desaparición de los cuatro bolivianos y que, en cambio, su llegada habría posibilitado la investigación.

Comunicó que “no hay rastros de los desaparecidos” pero que las autoridades de migración de las Bahamas confirmaron el ingreso al país de dos de los desaparecidos: Francisco Álvarez y Rubén Velásquez. Añadió que antes de emprender el viaje no se imaginaban las “penurias, sacrificios, restricciones y limitaciones” por las que atravesarían.

Sin embargo, relató que se contactaron con representantes del Ministerio de Relaciones Exteriores de las Bahamas, el Comisionado Adjunto de la Policía, el representante de la Interpol y la responsable de Migraciones.

Antes de su regreso, informó que se repartieron fotografías de los desaparecidos en las iglesias, se establecieron contactos con pastores evangélicos y se logró el inicio de las investigaciones en ese país, las cuales serán tratadas de manera interconsular entre Bolivia y las Bahamas.

Fuente: Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.