El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas postergó hasta el jueves la votación sobre una nueva resolución sobre Siria, en un esfuerzo de último minuto para tratar de que las naciones occidentales y Rusia se pongan de acuerdo para poner fin a la intensificación implacable de la violencia.

El enviado internacional Kofi Annan instó al consejo profundamente dividido a aplazar la votación del miércoles después que una bomba en la capital siria mató a tres altos miembros del régimen, incluso el poderoso cuñado del presidente Bashar Assad y el ministro de defensa.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, que visitaba China, instó al Consejo de Seguridad a “adoptar una acción colectiva con un sentimiento de unidad”.

Embajadores de los cinco miembros permanentes con poder de veto _Estados Unidos, Rusia, China, Gran Bretaña y Francia_ se reunieron el miércoles por la mañana a puertas cerradas para debatir el pedido de Annan. El embajador ruso Vitaly Churkin dijo a la prensa posteriormente que la votación fue aplazada por un día.

El principal obstáculo a un acuerdo para formular un plan sobre Siria es la demanda occidental de una resolución que amenace sanciones no militares. Está vinculada al Capítulo 7 de la carta de la ONU, que eventualmente permite el uso de la fuerza para concluir el conflicto.

Rusia, aliado estrecho de Siria, se opone enérgicamente a las sanciones y a cualquier mención del Capítulo 7. Aunque las naciones occidentales parecen tener poca inclinación a usar la fuerza, Rusia teme una repetición de la campaña de la OTAN en Libia.

El canciller ruso Sergey Lavrov señaló el atentado mortífero del miércoles y acusó a Occidente a incitar a la oposición siria y argumentó que una propuesta resolución de la ONU equivalía a un apoyo a los rebeldes y conduciría a un mayor derramamiento de sangre.

El apoyo a la oposición siria “es una política de punto muerto, porque Assad no se va voluntariamente”, dijo Lavrov el miércoles, según la agencia noticiosa RIA Novosti.

La embajadora estadounidense Susan Rice dijo el miércoles que la reunión a puertas cerradas de los cinco miembros permanentes no produjo ninguna propuesta de Rusia. El embajador francés Gerard Araud expresó la esperanza de que los rusos presenten algo nuevo, aunque no se manifestó muy optimista sobre la votación del jueves.

El mandato de la misión observadora de la ONU en Siria expira el viernes y el Consejo de Seguridad debe decidir si lo extenderá.

Fuente: Efe

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.