Las quejas de las autoridades bolivianas fueron recibidas este jueves con tranquilidad en la Cancillería brasileña, y se aseguró que la demora en la concesión de un salvoconducto al senador Roger Pinto Molina no afecta las relaciones entre Brasilia y La Paz.

“No hay razones para cambios en el diálogo entre los gobiernos de Brasil y de Bolivia. El diálogo está fluyendo desde el inicio del proceso”, reportó a la agencia oficial brasileña ABR el portavoz de la Cancillería, el embajador Tovar Nunes, al aludir a las negociaciones para lograr la salida de Pinto de la embajada de Brasil en La Paz.

Las relaciones entre Brasil y Bolivia se han visto afectadas en las últimas semanas por el asilo político que se otorgó al senador Pinto, y por el artículo “La República de la cocaína” publicado por la revista brasileña “Veja”, que vinculó a autoridades bolivianas con el narcotráfico.

También se reportó que Brasil en pleno invierno demanda menos gas natural de Bolivia. “Entre mayo y julio el envío bajó de 29,93 a 19,02 millones de metros cúbicos diarios”, admitió la estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos.

Bolivia tiene una extensa frontera con Brasil que alcanza a 3.400 kilómetros en la región amazónica por lo que es significativo el intercambio comercial y la acción conjunta contra el narcotráfico.

Brasil es el principal destino de las exportaciones bolivianas, que se sitúan en torno a 4.000 millones de dólares al año, la mayor parte de gas natural.

Las relaciones de Bolivia con su vecino Brasil se encuentran en una inusual etapa de tensión por el asilo político concedido por Brasilia al senador Roger Pinto, tenaz opositor del gobierno de Evo Morales.

Hace dos meses Brasil otorgó asilo político al senador Roger Pinto, amparo que encolerizó al gobierno de La Paz porque el representante del departamento de Pando tiene al menos 21 procesos judiciales pendientes.

La ministra de Comunicación, la periodista Amanda Dávila, criticó el miércoles una declaración del embajador de Brasil en Bolivia, Marcel Biato, quien pidió en público zanjar el tema del senador Roger Pinto otorgándole un salvoconducto para que salga de Bolivia.

“Este proceso está siendo analizado por el gobierno, y por esa razón nosotros deploramos las declaraciones del embajador de Brasil en Bolivia acerca de estas presiones. Se ha establecido que este caso sea tratado a nivel diplomático como corresponde y no por declaraciones en medios de prensa”, dijo la ministra Dávila.

La cancillería boliviana, por otra parte, habría convocado al embajador Marcel Biato para que aclare lo que dijo a los periodistas sobre la demora en otorgar un salvoconducto al senador Pinto.

“El interés de todos nosotros es que esto se pueda zanjar. Nuestras relaciones son muy sólidas, pero trataremos de evitar que se creen problemas que se pueden volver delicados”, declaró Biato el lunes a los periodistas de La Paz.

Fuente: ANF

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.