La presentadora de televisión Milena Fernández Roca, después de enterarse que tiene una orden de aprehensión en su contra, rompió hoy en llanto para pedir tolerancia a Oruro –ciudad a la que llamó fétida el pasado 4 de julio–y suplicó a los bolivianos interceder por ella para evitar que la lleven presa a la cárcel.

“Quiero decir a los bolivianos, que puedan interceder con los hermanos orureños, desearía que esa herida que les causé no haya sido tan profunda, ya les he pedido disculpas, ya le he dicho que ha sido un desacierto involuntario”, dijo Fernández, en declaraciones a El Deber Digital.

La conductora del programa Brújula, que se emite por el canal estatal de televisión, añadió entre lágrimas que no cometió ningún delito al decir una verdad, que fue malinterpretada e involuntariamente mal expresada.

“Les pido por favor, permítanme seguir trabajando por mi país, permítanme seguir haciendo patria, no permitan que me callen la voz, no permitan que me corten la voz, son 12 años navegando por la venas de todo un país (…) Bolivia por favor no permitan que yo vaya presa, yo tengo miedo, ya no creo en la justicia, protéjanme, no permitan que la bandera de la paz que siempre he llevado por delante se vea vestida de luto, los amo mucho”, concluyó la entrevista.

El pasado 11 de julio, la alcaldesa de Oruro, Rocío Pimentel, formalizó ante el Ministerio Público la denuncia en contra de Fernández, por difusión e incitación al racismo y la discriminación de la población orureña, en el marco de la Ley 045.

Fuente: Erbol

[youtube player_embedded&v 490 279]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.