Al menos 24 personas murieron hoy y otras 28 resultaron heridas en varios ataques perpetrados en diferentes zonas de Irak, informó a Efe una fuente del Ministerio iraquí de Interior.

La fuente explicó que el estallido de un coche bomba en un mercado popular del área Al Huseiniya, en el noreste de Bagdad, acabó con la vida de cinco personas e hirió a otras catorce, además de causar destrozos en edificios y vehículos.

En un incidente separado, un grupo armado atacó un puesto de control policial en la zona de Abu Greib, a unos 25 kilómetros al oeste de Bagdad, y mató a cuatro agentes de orden, mientras que otro policía falleció y tres más sufrieron heridas por la explosión de varios artefactos en el mismo lugar.

La fuente explicó que un atacante resultó abatido y un policía herido de gravedad en una agresión lanzada por desconocidos a un puesto de seguridad en la localidad de Hadiza, en la provincia de Al Anbar, en el oeste de Irak.

A esta oleada de ataques se sumó el cometido en el área de Shasiuan, al norte de Bagdad, donde tres soldados murieron y cuatro sufrieron heridas por disparos lanzados por un grupo armado que se trasladaba en varios vehículos.

Además, tres milicianos de los progubernamentales Consejos de Salvación fallecieron por la detonación de un artefacto explosivo contra su puesto de control en la zona de Yazreb, 80 kilómetros al sur de Tikrit, añadió la fuente.

En un ataque similar, un miembro de esa milicia tribal suní murió y otros tres sufrieron heridas de gravedad en el pueblo de Sheruin, 35 kilómetros al este de Baquba, al noreste de Bagdad.

Según la misma fuente, dos soldados perecieron y otros dos resultaron heridos en un atentado armado contra un puesto de control del Ejército iraquí en la zona de Kenaan, 20 kilómetros al este de Baquba.

Por otra parte, un soldado iraquí resultó herido de gravedad en un atentado en la zona de Ahmed al Anani, 90 kilómetros, al sur de la ciudad de Tikrit, al norte de Bagdad.

También en Tikrit, un grupo armado atacó un puesto de control de la policía y asesinó a cuatro miembros de seguridad.

Irak es escenario de un repunte de la violencia con frecuentes ataques dirigidos contra objetivos chiíes y fuerzas de seguridad desde la retirada, en diciembre pasado, de las tropas estadounidenses y la emisión de una orden de arresto contra el vicepresidente suní, Tareq al Hashemi, acusado de terrorismo.

Al menos 325 personas murieron y 697 resultaron heridas por actos de violencia cometidos en Irak el pasado julio, el mes más sangriento desde agosto de 2010, según difundió ayer el Gobierno iraquí.

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.