La boleta censal que se aplicará el próximo 21 de noviembre presenta varias falencias, omite algunos temas importantes y tiene preguntas con opciones cerradas en algunas consultas, lo que dificultará la posibilidad de recabar información importante para la planificación y definición de políticas sociales y económicas, según coinciden en señalar Carmen Ledo y Julio Alvarado, expertos en demografía.

Ante esta situación, los especialistas recomendaron a las autoridades del Ministerio de Planificación del Desarrollo y del Instituto Nacional de Estadística (INE), a cargo de la organización del Censo Nacional de Población y Vivienda 2012, tomar en cuenta las observaciones y corregir las falencias de la boleta censal.

El pasado miércoles, la ministra de Planificación, Viviana Caro, presentó la boleta censal definitiva de 49 preguntas que se utilizará para recoger información sobre el estado de la población y la vivienda en el país al 2012.

En criterio del analista económico Julio Alvarado el tema de la pertenencia étnica y la inclusión o no del término “mestizo” —el menos importante desde su punto de vista— concentró la atención y dejó de lado lo fundamental de este empadronamiento nacional, la vivienda y la población, que se realizará después de 11 años y será base de las políticas y de la gestión pública de la próxima década.

Según la directora del Centro de Planificación y Gestión (Ceplag) de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), Carmen Ledo, pese a las sugerencias que se realizaron, en la boleta se ratificó, en el tema de vivienda, la decisión de manejar las categorías casa, choza y pahuichi como una sola, lo que no permitirá establecer cuál es el déficit habitacional real que existe en el país.

“Ahora que se habla de vivienda digna y del vivir bien, cómo se puede decir que vivir en una choza es lo mismo que vivir en una casa”, expresó la especialista que integra el grupo de trabajo denominado la “Ruta del Censo 2012”, al precisar que ambos conceptos cualitativamente son muy diferentes.

Otra tema que a su criterio podría traer consecuencias poco favorables, por el incorrecto manejo del año calendario, es el resultado de la mortandad, pues se toma el año calendario de enero a diciembre del 2011, cuando las recomendaciones internacionales para los censos es tomar el día de la realización del censo, en este caso el 21 de noviembre 2012.

“La consecuencia es que se podría subestimar la verdadera magnitud de la muerte o sobrestimarla. No se hará un cálculo preciso. Se cometió el mismo error en el censo de 1992 y apareció que en Bolivia se había superado la muerte, entonces muchas agencias de financiamiento cortaron la ayuda al país”, remarcó Ledo.

En la pregunta 21, sobre la causa de la muerte de las personas, mencionó que debería ser más amplia para poder obtener datos específicos sobre este aspecto, no sólo en el caso de las mujeres, sino también de los varones, sin importar la edad.

“Si se está siendo tan exquisitos en las preguntas de identidad, de qué se muere la gente es mucho más importante. El Censo de 2001 mostró que el 90 por ciento de las mujeres marcaba otro, entonces hay que saber de qué mueren, para determinar políticas de salud precisas”, dijo.

Carmen Ledo

Especialista

“Si se está siendo tan exquisitos en las preguntas de identidad, por favor de qué se muere la gente, eso es mucho más importante ”

Datos de la boleta censal

Preguntas

La boleta contiene 49 preguntas. Está dividida en seis capítulos, dos referidos a vivienda y cuatro a población.

Novedades

A diferencia de censos pasados, para el censo de 2012 se incluyeron tres temas nuevos: migración internacional, el modo de eliminación de la basura y el uso de tecnología en los hogares.

Fuente: los tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.