Al cierre de esta edición, los mineros asalariados de Colquiri se reunían anoche con los ministros de Gobierno, Carlos Romero, y de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, para solucionar el conflicto de la mina Colquiri. Los dirigentes de los asalariados, Severino Estallani y Miguel Pérez, anticiparon que el pedido de reversión total de la mina era innegociable y aceptaron reunirse para conocer la postura del Gobierno.

A pesar de que la Policía decomisó dinamita a los mineros que llegaron a La Paz, unos 500 asalariados intentaron entrar a dinamitazos a la plaza Murillo y la Policía los reprimió con gases. Los más afectados fueron los escolares.

“Hubo una gasificación indiscriminada de parte de los policías en contra de los mineros, que intentaban ingresar a la plaza Murillo lanzando cachorros de dinamita. Estaban saliendo decenas de escolares del Colegio Ayacucho, San Calixto y otras unidades educativas de la zona y varios niños fueron afectados por los gases”, reportó uno de los periodistas de Erbol.

El enfrentamiento se registró entre las calles Indaburo y Ayacucho. “Los niños estaban saliendo de sus clases y los policías nos lanzaron gases, (los mineros) hicieron reventar sus dinamitas en la puerta del colegio (Ayacucho), porque son tan imprudentes estos, aquí hay muchos colegios”, protestó una madre de familia.

Algunos niños se refugiaron dentro de sus colegios, donde luego llegaron ambulancias y médicos para auxiliarlos. Al menos seis estudiantes fueron evacuados del colegio Ayacucho, según Erbol.

Casi al mismo tiempo, en Cochabamba, el ministro Romero señalaba que se había decomisado 151 cartuchos de dinamita a los mineros que llegaban por la ciudad de El Alto y reiteró que el conflicto se debe a una mala interpretación de lo establecido en el Decreto 1337 que, según el Gobierno, tiene el objetivo de delimitar las áreas de trabajo.

Estallani, secretario ejecutivo de los asalariados de Colquiri, reiteró antes de la reunión que el pedido de reversión total de la mina era innegociable y definitivo puesto que era una resolución de la “primera cumbre minera” del distrito y de una reunión delegados.

Pérez, el ejecutivo de la Federación Sindical de Trabajadores Mineros de Bolivia (Fstmb), respaldó la postura de los mineros de Colquiri, añadiendo que harían conocer al Gobierno su desconocimiento del Decreto 1337 porque no fue consensuado con su sector y que pedirían un informe técnico y legal.

Los cooperativistas dieron plazo al Gobierno hasta mañana para resolver el conflicto, caso contrario asumirían medidas “más drásticas”, dijo su máximo dirigente, Albino García.

Según Erbol, Virreira dijo ayer que la salida más acertada para resolver el conflicto es la nacionalización total.

Hoy se cumplen cinco días de paralización de labores en Colquiri y Pérez calculó la pérdida para el Estado en 200.000 dólares diarios.

Gobierno: avasallamiento a minas será delito penal

Erbol

El ministro de Minería y Metalurgia, Mario Virreira, anunció ayer que se tipificará como delito penal el avasallamiento a los yacimientos mineralógicos, con lo que se intentará frenar este tipo de prácticas que derivan en enfrentamientos.

En declaraciones a los medios, Virreira informó que se recibieron diferentes propuestas de los sectores afectados para tratar este ilícito con el objetivo de penalizarlo.

“Hay varia iniciativas, una que emana de la Federación de Mineros y de la Central Obrera Boliviana; otra que proviene del mismo Ministerio (de Minería), entonces el tema del avasallamiento se está encarando con diversas iniciativas desde diferentes puntos de vista. El objetivo es penalizarlo”, aseveró.

Virreira agregó que posteriormente “tenemos que sentarnos para conciliar criterios y sacar una sola norma en contra del avasallamiento”. La medida busca proteger y garantizar las inversiones privadas que se realizan en este sector productivo del país./Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.