Con una inversión de 1.700.000 bolivianos, ayer se inauguró la primera fase de la construcción del centro de acogida Mosoj P’unchay para los niños que presentan quemaduras en el cuerpo, beneficiando a 48 menores que presentan esta crítica situación.

En el acto de presentación estuvieron presentes el alcalde de Cercado, Edwin Castellanos; la secretaria de Desarrollo Humano de la Gobernación Celima Torrico; la presidenta de la Fundación Telemaratón, Angélica Lazarte; el responsable del pabellón de niños quemados del Hospital Manuel Ascencio Villarroel, Óscar Romero, y representantes de la red ATB y empresas solidarias como el banco Bisa, Soboce y Embol, entre otras.

A dos años de haberse realizado la XX Telemaratón en 2010, y habiendo recaudado un monto que alcanza a 1.364.801.35 bolivianos, finalmente la obra se materializó en beneficio de los niños, niñas y adolescentes de Cochabamba en 2012.

Este activo posee cuatro ambientes compuestos por un comedor, sala de juegos, fisioterapia, cocina y 10 baños. Además cuenta con cuatro cuartos para médicos voluntarios de otros países que visitan el país para realizar operaciones gratuitas.

Según Romero, este esfuerzo es la traducción de meses, semanas y días trabajando de manera conjunta para alcanzar este sueño, el cual permitirá alivianar la tarea de curación de los menores que han sufrido estas quemaduras en su cuerpo por distintos motivos.

“Queremos seguir acá para evitar que hayan más niños quemados. Cochabamba ya no tiene muchos niños con secuelas de quemaduras, pero Bolivia sí”, dijo Romero.

En tanto, Lazarte, agradeció a todos quienes hicieron posible este sueño, y resaltó que “necesitamos muchos hombros para trabajar, lo que interesa es que estamos fuertes”.

Por su parte, el alcalde Castellanos felicitó a la colectividad cochabambina por el logro de este importante y significativo acto de solidaridad. Convocó además a la población a apoyar este tipo de iniciativas que benefician a quienes más lo necesitan. “No son las infraestructuras, sino las personas las que cambian las situaciones”, dijo la primera autoridad edil.

Una vez concluido el acto, el corte de la cinta dio rienda suelta a la alegría de quienes lucharon y unieron esfuerzos para conseguir que esta primera fase alcance su objetivo.

Gran parte de los accidentes ocurre en el área rural

El responsable del pabellón de quemados del hospital Manuel Ascencio Villarroel, Óscar Romero, dijo que en los primeros ocho meses de 2012, se han registrado alrededor de 800 casos de niños con quemaduras en el cuerpo, la mayor parte de ellos producto de accidentes.

Romero dijo que esta cifra es bastante alta, puesto que en 2011 se registraron 1.300 casos, apenas 500 más que en el presente año, que aún tiene tres meses más por delante. En 2008, los casos registrados alcanzaron los 874 niños; en 2009 a más de 1.150; y en 2010 hasta 1.182.

Las principales causas de estos accidentes se registran en el campo, debido a que en estos sectores las familias viven completamente hacinadas en un solo ambiente donde están los dormitorios, sala de visitas y cocina al mismo tiempo. En muchos casos, y debido a la necesidad que tienen los padres de trabajar, los niños quedan al cuidado de otros niños, ocasionando así estos hechos.

“Es increíble y espeluznante ver la cantidad de niños que se queman por falta de cuidado y recursos”, dijo Romero, quien reiteró que la única manera de combatir estos hechos son aquellos que están destinados a la prevención./Los Tiempos

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.