Un sonso de 4,7 metros, del cual pueden comer 100 personas, fue la atracción de la feria de comidas que cada domingo organiza la Asociación de Cabañas del río Piraí por el mes cívico de Santa Cruz.

La localidad de Paurito, que es el distrito 14 de Santa Cruz de la Sierra, no se quedó atrás y para la feria del saó 40 artesanas tejieron un sombrero de 5 metros de diámetro. La fibra de palmera con que fue elaborado era como para confeccionar 120 sombreros.

En la ciudad, el distrito 3 organizó la vigesimaoctava versión del festival Oporomboé (maestro, en lengua guaraya), en la que hubo exposición de comidas típicas y se entregaron distinciones al cardenal Julio Terrazas y a la intérprete de música folclórica Guísela Santa Cruz.

Las actividades culturales comenzaron temprano en las cabañas del río, donde fue plantado el palo ensebao lleno de premios y se prepararon una tarasca y otros juegos, como la tinaja, el pejichi, la sortija y las aguateras.

“Para elaborar el sonso gigante usamos 10 arrobas de yuca y 35 kilos de queso, además de echarle sal, azúcar, leche y mantequilla para que se adhiriera al palo. Trabajamos toda la noche”, manifestó Marta Chosco, de la cabaña Jasayecito, que tuvo la misión de preparar el sonso.

También se construyó una hornilla rústica gigante, de barro y paja seca, donde fue cocido el sonso.

“Invitamos a la gente para la próxima semana porque prepararemos platos típicos cruceños pero que han quedado en el olvido, como el pipián, almondrote y otras delicias”, refirió Freddy Contreras, organizador de los eventos.

En la plaza de Paurito las tejedoras de saó ofrecieron sus productos a los visitantes que en buena cantidad llegaron para conocer el sombrero gigante.

“Desde hace 67 años elaboro sombreros y otras artesanías hechas de saó. Con este ingreso he criado a mis nueve hijos, a los que también enseñé la técnica que aprendí de mis padres y de mis abuelos”, comentó Alicia Medina, de 77 años.

Entre las curiosidades de las artesanías están los sombreros multicolores que se hacen tiñendo las fibras con ‘añilina’ para que salgan hebras verdes, amarillas, rojas y moradas, especialmente.

“Un sombrero de varios colores vale Bs 5 más que uno normal”, añadió Medina.

Las expertas tejedoras, que son 40 las que están agrupadas en la Asociación de Artesanos del Saó, tardan tres horas en terminar un sombrero.

“Los precios varían de acuerdo con el tipo de sombrero; el tropero cuesta Bs 10, el añero (para niños según la edad) Bs 8, los medianos a Bs 6 y los de doble ala (para adorno) valen Bs 20”, dijo Aydée Ayala, presidenta de las artesanas.

“Como no tenemos otra fuente de ingresos tejemos sombreros y vamos a vender a las fiestas patronales y ferias de los pueblos del departamento”, añadió Delfa Saldaña.

Por último, el festival Oporomboé del D 3 se vio engalanado con la presencia de una delegación cultural de Villa Montes que bailó chacarera.

Festejos en Montero y en Clara Chuchío
La localidad de Clara Chuchío, situada a 7 kilómetros al este de la cabecera norte del aeropuerto Viru Viru, ayer festejó su día de la tradición, donde se destacaron las comidas típicas como el majao, picante de gallina criolla, queperí y patasca.
La fraternidad Clara Chuchío organizó el evento que incluyó juegos populares cuya culminación fue la subida al palo ensebao que estuvo lleno de premios.

Asimismo, en la plaza principal de Montero ayer finalizó la primera feria educativa y de mujeres emprendedoras del departamento en la que las féminas expusieron sus trabajos, en especial las artesanías.

Raquel Sánchez llegó desde San Javier para mostrar las máscaras de la danza folclórica yaritú en cerámica, además de los horneados abiscochados elaborados en esa región.

La directora de Género de la Gobernación, Katia Quiroga, promocionó la oficina de Defensa de la Mujer y la Familia, que recientemente se inauguró en el municipio norteño.

Para conocer

– Destreza. Una artesana de Paurito tarda tres horas en hacer un sombrero de saó. Hay mujeres con 67 años de experiencia.

– Valor. Los llaveros con sombreros de miniatura se venden a Bs 5 y los aretes a Bs 10. Hubo muchos encargos en la feria de Paurito.

– Auspicio. La reserva de la palmera saó de la Gobernación promovió el evento.

– Comida. La porción de sonso vale Bs 10 y se venden en las 50 cabañas del río Piraí. La próxima semana habrá una feria de platos típicos antiguos y poco conocidos, como el pipián.

– Antaño. En las cabañas fueron revividos los juegos de antes, como la tarasca, el palo ensebao, la sortija y la tinaja./El Deber

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.