YPFB. La planta refinadora de Palmasola subirá la producción en 2.000 barriles por día. Evo Morales inauguró la obra. La estatal petrolera tiene un plan de largo aliento

La empresa estatal Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos Refinación (YPFB) inauguró ayer en Santa Cruz la ampliación de la planta refinadora Guillermo Elder Bell, ubicada en la zona de Palmasola, que permitirá aumentar la capacidad de procesamiento de la unidad de destilación de crudo en 2.000 barriles por día.
Con una inversión de $us 5,8 millones YPFB Refinación ejecutó el proyecto Revamp DEL A-301, que consistió en renovar gran parte de las piezas técnicas de la planta procesadora. Con este objetivo cumplido la refinación de crudo crecerá de 16.000 a 18.000 barriles por día, con lo que marcará el inicio de la reducción de importación de gasolina y diésel, según destacó el presidente interino de la estatal petrolera, Carlos Villegas.
La corporación petrolera tiene un plan de largo aliento para refinación de crudo. Según Villegas, el reto del país es aumentar en 57% la capacidad de refinación en tres años para llegar en 2014 a 68.500 barriles por día (BPD).
En tres años, las refinerías Guillermo Elder Bell, de Santa Cruz, y Gualberto Villarroel, de Cochabamba, deberán aumentar en 25.000 BPD su capacidad de procesamiento, pues, en 2011, llegaron a 43.500 y para el 2014, deben subir a 68.500 BPD.
Los cambios realizados en la refinería de Santa Cruz incrementan la capacidad en 2.000 BPD, que son parte de los 5.800 barriles que se aumentan este año, en tanto que en 2013 la planta de Cochabamba aumentará el procesamiento en 12.500 BPD. Para 2014 está programado subir la capacidad en 6.700 BPD.
Un dato importante que aportó en su alocución el ministro de Hidrocarburos y Energía, Juan José Sosa, fue que mientras la inversión fue de $us 5,8 millones, este monto se recuperará en solo un mes y que de ahí en más permitirá que el ahorro en la subvención de carburantes que se importan mensualmente disminuya en Bs 38 millones.
“El ‘revamping’ es un cambio de accesorios nuevos, también significa mejorar la planta. Justamente, se realizó ese trabajo y eso permite optimizar su capacidad productiva”, dijo el ministro Juan José Sosa.
En medio de aplausos y gritos de aliento de un grupo de militantes del MAS que llegaron a la refinería de Palmasola, el presidente Evo Morales se encargó de cortar la cinta, pero antes pidió a gerentes, técnicos y operadores de YPFB Refinación que mantengan el nivel de coordinación y propuestas para seguir elevando la producción.
En su discurso, Morales también reiteró las bondades de la nacionalización de los recursos naturales y lamentó los enfrentamientos entre mineros cooperativistas y asalariados de la mina Colquiri.

Comisión de fiscales irá a Argentina
La Unidad Anticorrupción del Ministerio Público que investiga el caso de supuestos hechos de corrupción en el proceso de adjudicación de la planta separadora de líquidos de Río Grande, confirmó ayer que viajará a Buenos Aires (Argentina) el lunes 8 de octubre para tomar declaraciones a ejecutivos de la empresa AESA.
La fiscal Rosmery Barrientos indicó ayer que la próxima etapa del cronograma elaborado para obtener las pesquisas judiciales es el viaje a Buenos Aires, por lo que se agilizan los trámites a nivel de la Cancillería para ir al país vecino la primera semana de octubre.
Por otro lado, la comisión de fiscales se dividió ayer el trabajo para tomar la declaración ampliatoria de los detenidos Gerson Rojas, en Santa Cruz, y Agustín Ugarte, en La Paz.
Según la abogada de YPFB, Mónica Ramírez, como parte querellante presentó un memorial en el que pedía a la Fiscalía que vuelva a indagar a los detenidos con el objetivo de esclarecer la supuesta falsificación de sus declaraciones juradas que contrastan con el movimiento de dinero que hacían en sus cuentas bancarias.
De acuerdo con la información brindada ayer, entre las fiscales Yolanda Aguilera y Rosmery Barrientos tomaron declaración a Ugarte, en el penal de Chonchocoro, en La Paz, mientras que Rojas se abstuvo de declarar ante los fiscales Carlos Candia y Cándido Blanco./El Deber

[ad#ad-2-300×250]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.