El canciller interino, Juan Ramón Quintana anunció hoy que el Gobierno iniciará un proceso penal en contra de los carabineros de Chile que detuvieron a los soldados bolivianos en la frontera, por “complicidad” favoreciendo al contrabando e incumpliendo acuerdos diplomáticos entre ambos países.

“En el proceso penal que se sigue a los contrabandistas solicitaremos como Estado plurinacional por los conductos respectivos y a través de los suplicatorios que sean necesarios que los policías, los carabineros de Chile comparezcan ante un órgano jurisdiccional como es el Ministerio Público, aseguró Quintana en conferencia de prensa.

Asimismo, Quintana calificó la actitud del Gobierno de Chile como una “flagrante violación del derecho internacional” y detalló que se incumplieron los acuerdos de la Convención Interamericana de Asistencia Penal Mutua y el de la Cooperación entre la Policía boliviana y los Carabineros de Chile suscrito en el 21 de noviembre de 2008.

“Los carabineros con esta actitud de facilitar la fuga de los contrabandistas bolivianos y chilenos también, violaron el convenio de represión al contrabando suscrito en noviembre de 1937 y ratificado por ambas naciones”, añadió.

En el marco de este proceso, según explicó Quintana, los acusados deberán explicar las razones por las que se permite el libre tránsito del contrabando en la frontera chilena en desmedro de la economía nacional, y las funciones que cumplen en la lucha contra el contrabando.

“La carga, la responsabilidad de luchar contra organizaciones criminales no sólo es una obligación unilateral del Estado es también una responsabilidad del Estado chileno, pues para eso existen las convenciones internacionales”, dijo Quintana quien insistió en la petición del Gobierno de Chile para la liberación inmediata de los tres soldados a los que califica como “rehenes políticos”.

Denuncia ante la ONU

El Gobierno de Bolivia denunció ante la Organización de las Naciones Unidas (ONU) la detención y encarcelamiento de los tres soldados bolivianos que ingresaron en territorio chileno portando un arma de guerra, y acusó a Chile de violar el derecho internacional con este “gesto inamistoso” y “desproporcionado”.

La carta afirma que en ningún caso los soldados bolivianos debieron ser llevados a juicio, pues “en el fondo la pretensión del Estado chileno es juzgar al Estado boliviano”.

En este sentido, Quintana explicó que que este documento presentado por Sacha Llorenti al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, denuncia los atropellos y abusos de autoridades chilenas contra los tres soldados, hecho que consideran un conjunto de violaciones sistemáticas al derecho internacional público.

Acto de encubrimiento

Según lo detallado por Quintana, el acto de encubrimiento de los carabineros de Chile se produjo cuando éstos restituyeron el vehículo que se intentaba introducir al país de manera ilegal y detuvieron a los solados bolivianos quienes mas bien habrían sorprendido “in fraganti” a los contrabandistas.

“No se puede juzgar a tres soldados que representan al Estado Plurinacional, es como si el Gobierno de Chile intentaría condenar al Estado boliviano, por lo que este caso se constituye en una violación al derecho internacional, porque se intenta condenar a un Estado soberano”, dijo al señalar que el juzgamiento por posesión de arma de fuego e ingreso ilegal de militares bolivianos a Chile no se aplica a miembros de las Fuerzas Armadas, sólo se aplica a civiles por lo que es una vulneración a la Resolución 25 y 26 del 24 de octubre de 1970 que prevé que los Estados deben arreglar sus controversias internacionales por medios diplomáticos.

Los tres soldados bolivianos, de entre 18 y 21 años, permanecerán en prisión preventiva en la cárcel de Alto Hospicio hasta el próximo 25 de febrero, fecha en que concluye el periodo ampliado de investigación fijado por el tribunal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.